Navigation

Lugano, el acero y la guerra

Dave Mustaine/Keystone

El cantón del Tesino es un importante centro mundial del comercio de productos siderúrgicos provenientes Europa del Este. El conflicto en Ucrania y las sanciones contra Rusia producen un fuerte impacto en la plaza comercial de Lugano.

 Manno, en la periferia de Lugano. Un edificio anónimo alberga la Severstal Export Gmbh, empresa que exporta y comercializa productos de acero. Sus acciones están controladas por Severstal, gigante ruso del rubro propiedad de Aleksej Mordashov, empresario que en 1992, con apenas 26 años, asumió la dirección financiera de la empresa. Hoy dirige un imperio minero, bancario y televisivo y en 2021, según la revista Forbes, era el hombre más rico de Rusia.

En marzo de este año, Mordashov pasó a integrar la lista de las personas sancionadas por la Unión Europea (UE). ¿Cuál fue la causa? “Se beneficia de sus relaciones con dirigentes rusos”, señala la información oficialEnlace externo. En el Tesino, la empresa Severstal no hace ningún comentario sobre el tema. Sin embargo, la situación es muy difícil: Suiza se plegó a todas las sanciones de la Unión Europea contra Rusia. Según la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos (SECO), la decisión helvética implica bloquear los fondos y recursos económicos que sean propiedad o estén controlados por personas, empresas o entidades incluidas en esas listas negras.

La guerra en Ucrania y las sanciones aplicadas contra Rusia llegaron hasta las orillas del Lago de Lugano y están creando un revuelo en el discreto mercado de materias primas del Tesino. Situación particularmente compleja para los numerosos actores económicos que se especializan en el comercio de productos siderúrgicos con los dos países de Europa del Este.

"El 24 de febrero de 2022 será una fecha que hará historia, aún más que el 11 de septiembre, con consecuencias todavía imprevisibles. Para las numerosas empresas que aquí en Lugano realizan negocios con Rusia y Ucrania en el sector del acero, la etapa actual significa una parálisis total", afirma a SWI swissinfo.ch el gerente de una entidad activa en el comercio del acero que prefiere no ser citado. El panorama es similar al que describió Marco Passalia, secretario de la Lugano Commodities Trading Association (LCTA), entidad que agrupa a quienes comercian con materias primas. Passalia menciona "barcos varados, líneas de crédito bloqueadas y empresas al borde de la quiebra".

La guerra en Ucrania y las sanciones aplicadas contra Rusia llegaron hasta las orillas del Lago de Lugano y están creando un revuelo en el discreto mercado de materias primas del Tesino. Situación particularmente compleja para los numerosos actores económicos que se especializan en el comercio de productos siderúrgicos con los dos países de Europa del Este.

"El 24 de febrero de 2022 será una fecha que hará historia, aún más que el 11 de septiembre, con consecuencias todavía imprevisibles. Para las numerosas empresas que aquí en Lugano realizan negocios con Rusia y Ucrania en el sector del acero, la etapa actual significa una parálisis total", afirma a SWI swissinfo.ch el gerente de una entidad activa en el comercio del acero que prefiere no ser citado. El panorama es similar al que describió Marco Passalia, secretario de la Lugano Commodities Trading Association (LCTA), entidad que agrupa a quienes comercian con materias primas. Passalia menciona "barcos varados, líneas de crédito bloqueadas y empresas al borde de la quiebra".

Quién está sancionado y quién no lo está

El pasado 15 de marzo apareció en la lista negra europea y suiza Viktor Rashnikov, propietario del coloso siderúrgico MMK, considerado por Suiza y la UEEnlace externo como una “fuente de ingresos para el Gobierno de la Federación de Rusia”. La noticia llegó rápidamente al Tesino donde, desde 2002, se encuentra la sede de la filial comercial MMK Steel Trading. A pesar de ser contactada, la empresa declinó hacer declaraciones. Todo indica que la situación es difícil ya que las sanciones también prevén la congelación de los activos controlados por personas, a través de empresas, incluidas en la lista negra. Esto significa que las cuentas de MMK pueden haber sido señaladas y bloqueadas por los bancos suizos.

El presidente del consejo de administración de Magnitogorsk Steel (MMK), Viktor Rashnikov. AFP

El problema, sin embargo, no solamente afecta a los sancionados. En Lugano, Rusia juega de local. Allí se encuentran otras firmas que comercian con el acero (y también con carbón, níquel o petróleo) y aunque no son controladas por personas sancionadas hacen negocios con materias primas de origen ruso o con accionistas de nacionalidad rusa. Un ejemplo es la antena comercial de NLMK, un gigante del acero que está en manos del discreto empresario Vladimir Lisin. En Tesino, desde 2007, NLMK Trading controla más del 30% de las exportaciones de acero ruso. Por tal motivo es casi inevitable que todas estas empresas se vean afectadas por la situación y sean bloqueadas.

Así lo confirma Marco Micciché, administrador delegado de Eusider Trading, sociedad que comercializa acero y materias primas para la producción siderúrgica. “Incluso aquellos que no se ven directamente afectados por las sanciones pero que tratan con Rusia se enfrentan a grandes dificultades, dado que los bancos aplican una especie de embargo total. Estamos activos en otros países y ya no hacemos nada que tenga que ver con Rusia. El riesgo en términos de cumplimiento es demasiado alto”.

Vladimir Lisin, presidente del consejo de administración de Novolipetsk Steel, una de las mayores empresas siderúrgicas de Rusia, participa en la conferencia de la Unión Rusa de Industriales y Empresarios (RSPP) de 2018. AFP

Micciché explica que la situación actual, sin embargo, implica un aumento de la demanda de acero para empresas como la suya, dado el bloqueo del suministro de los países en guerra. "La industria europea necesita continuamente acero nuevo y por eso también los precios aumentaron tanto", afirma.

Centro mundial del acero

Aunque menos conocido que Ginebra y Zug, el Tesino constituye el tercer centro más importante de Suiza en cuanto actividad comercial. La particularidad de Lugano es su especialización en el negocio del acero.

De las 123 empresas activas en materias primas registradas en el Tesino, 51 se dedican al comercio de minerales y metales. Estas sociedades emplean a 575 personas de las casi mil que trabajan en el cantón en este rubro específico, el cual, según estimaciones empresariales, representa el 2% del Producto Interno Bruto del cantón y genera ingresos fiscales de unos 70 millones de francos por año. Por lo tanto, es evidente que la situación actual genera una gran preocupación en el sector. "Al menos 15 empresas que tienen estrechos vínculos con Rusia y Ucrania han paralizado sus actividades y temen la pérdida de puestos de trabajo", explica Passalia a SWI swissinfo.ch.

El desarrollo de Lugano como centro de la actividad comercial se debe, en parte, al rol que juega Duferco, considerada una de las principales empresas mundiales dedicadas al acero, ubicada en las cercanías de Ceresio desde los años 80. En la actualidad, Duferco, cuyo holding (sociedad financiera cuyo activo está constituido, básicamente, por acciones y participaciones en otras sociedades) DITH tiene su sede en Luxemburgo, es controlada por el gigante chino Hebteel, tercer productor mundial de acero. En 2021, DITH obtuvo 255 millones de dólares de beneficio, la mayor parte procedente de Lugano, desde donde la empresa comercializa cada año unos 13,5 millones de toneladas de acero y metales ferrosos. Esto equivale, aproximadamente, a lo que produce anualmente Francia en el renglón.

De Dombás al Tesino

Una parte minoritaria (21,5%) del capital de la DITH está en manos de la antigua empresa italiana dirigida por su fundador, Bruno Bolfo. Este ejecutivo, que en la actualidad controla otras empresas en Lugano, fue uno de los primeros que invirtió en los países de Europa del Este. En los años salvajes que siguieron al colapso de la Unión Soviética, Bolfo impulsó contratos en Rusia y Ucrania, donde durante años se desempeñó como revendedor exclusivo de los productos de los Sindicatos Industriales de Dombás, un gigante del acero en Donetsk.

Desde entonces, el nombre de Lugano ganó en importancia entre los productores de acero en Europa del Este. Más allá de la oligarquía rusa, también su par ucraniana estableció filiales comerciales en Tesino. Citamos el ejemplo de Viktor Pinchuk, uno de los magnates más ricos e influyentes de Ucrania. Su firma Interpipe, líder mundial en la producción de tubos y ruedas ferroviarias, controla dos sociedades en Paradiso, comuna vecina a Lugano.

En Lugano se estableció personal especializado de origen ucranio. Es el caso de Sergiy Dynchev. Luego de trabajar durante años en Ginebra para Metinvest -el más grande productor ucranio de acero-, llegó al Tesino. Actualmente es el director de Ivancore, sociedad especializada en el comercio de productos siderúrgicos. “Lugano es una ciudad menos atractiva a nivel fiscal en comparación a otros centros financieros suizos. Sin embargo, es una ciudad donde los europeos del este se sienten muy a gusto, debido al clima, la mentalidad y la cercanía de Italia”, explica.

Dynchev señala otro problema que afecta a este sector en la coyuntura actual: "Los bancos, además de bloquear el financiamiento vinculado a Rusia, exigen más garantías para los préstamos, como resultado de los cambios de los precios de las materias primas. En consecuencia, muchos empresarios que comercian con esas materias primas tienen que endeudarse más y, por lo tanto, buscan dinero”. En la práctica, los comerciantes corren el riesgo de ser insolventes ante los cambios inesperados de los precios. Tras la intervención rusa, por ejemplo, la tonelada de acero laminado aumentó de 600 a 1 400 dólares y la chapa gruesa, de 650 a casi 2 000 dólares por tonelada.

Más allá de la situación económica, el director de Ivancore tiene otras preocupaciones: "Mi familia está en Mariúpol y vivimos un momento muy difícil. Todos los días trato de contactarme con ella para tener noticias. Es una situación dramática", concluye el empresario originario de Mariúpol, una ciudad que se ha convertido en el símbolo de una guerra cuya onda expansiva también llegó a Lugano.

Traducido del italiano por Sergio Ferrari

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?