Navigation

El caballero oculto del petróleo latinoamericano

La terminal de abastecimiento de San José, en Guatemala, es la más grande de Centroamérica. pumaenergy.net

Puma Energy, filial del titán británico Trafigura con sede en Ginebra, ha construido en poco más de una década un emporio de los hidrocarburos que hoy opera un tercio de las estaciones de servicio de la región.

Este contenido fue publicado el 24 noviembre 2011 - 08:55
Andrea Ornelas, swissinfo.ch

El negocio crece a tasas de dos dígitos, una ruta que previsiblemente continuará en 2012, confirma Puma Energy a swissinfo.ch. Pero no hay planes por ahora de operar en México y Venezuela, los dos grandes del petróleo en América Latina.

Toda crisis arroja ganadores y perdedores. La que inició a finales de 2007 –y aún no escribe su punto final– no ha sido una excepción.

El sector financiero ha atraído los reflectores por los coletazos que ha recibido. En el extremo opuesto, el mercado de las materias primas ha crecido como nunca durante los cuatro años previos.

Petróleo, gas, oro o plata son solo algunos de los commodities que han conocido una bonanza histórica en los últimos tiempos.

Y Suiza es sede de dos de los principales protagonistas de este sector, ambos caracterizados por el bajo perfil con el que se manejan.

De Glencore, quien debió mostrar su rostro y transparentar sus cuentas al decidir en mayo pasado cotizar en los mercados bursátiles de Londres y Hong Kong; y Puma Energy, filial de la británica Trafigura, que en menos de una década se ha convertido en propietaria de un tercio de las estaciones de servicio de Latinoamérica.

El ‘downstream’

En tiempos de aguas revueltas, los negocios se reorganizan. Durante los últimos tres años, los titanes del sector petrolero como Shell, Chevron, Total o Exxon, decidieron revisar estrategias y concentrarse en su actividad primaria: la exploración y explotación de crudo.

Puma Energy decidió pues tomar con brazos abiertos un negocio que interesaba cada vez menos a los grandes: el ‘downstream’. Esencialmente, todas las actividades posteriores a la extracción del crudo, como el transporte, almacenamiento, refinación y la comercialización de hidrocarburos.

Resultado: la facturación de Puma Energy ha crecido a tasas de dos dígitos durante los últimos cuatro años. Y en 2010 avanzó alrededor del 50%, para traducirse en una facturación de 2.500 millones de francos.

Del desempeño global del grupo, América Latina es una de las piezas fundamentales.

Detrás Puma Energy está Trafigura, y detrás de los telones de ésta aparece la figura que lleva por nombre Claude Dauphin, empresario francés formado bajo la escuela de corretaje petrolero y líneas de acción seguidas por el controvertido estadounidense Marc Rich, fundador de Glencore.

Latinoamérica, el destino

A finales de los años 90, Trafigura Beheer tenía planes de expansión en Centroamérica y decidió conformar una cadena de almacenamiento y distribución de hidrocarburos.

El brazo que extendió en esta zona tomó el nombre de Puma Energy.

La pregunta es obligada: ¿Cómo una empresa tan joven consiguió crecer a ese ritmo en la región latinoamericana?

“Hemos crecido en la región debido a las inversiones y adquisiciones que hemos realizado”, explica Pierre Eladari, presidente de Puma Energy, a swissinfo.ch.

Durante los últimos años, Puma Energy adquirió negocios que convirtió en filiales en Cuba (Cubana de Gas), República Dominicana, Puerto Rico, Guatemala, El Salvador, Honduras y Paraguay, mercados en los que ha desarrollado la mayor parte de sus negocios latinoamericanos.

“Creímos en América Latina hace una década. Confiamos en que representaba una buena oportunidad de inversión con un gran valor agregado, ya que la mayoría de los países de esta región aún tienen importantes metas por cumplir en materia de desarrollo en  infraestructura”, comenta Eladari.

Los negocios han prosperado, refiere, y en el presente contamos con 800 estaciones de servicio en la región y operamos dos refinerías.

Sin México y Venezuela

Pese a la presencia que tiene en la zona, el grupo no opera en los grandes mercados petroleros de la región, es decir, en México y Venezuela.

El primero de estos países cuenta con reservas probadas de crudo de 11.700 y 296.500 millones de barriles, respectivamente.

El grupo basado en Suiza tampoco opera en Colombia, que el verano pasado confirmó reservas superiores a los 2.000 millones de barriles de crudo, y en Brasil, que cuenta con 12.500 millones de barriles.

¿Tiene planes Puma Energy de extenderse a estos mercados de la región?

“No, no hay planes concretos para extender las operaciones del grupo a estos países, al menos no por el momento. El ritmo de crecimiento que llevamos es elevado y queremos continuar los negocios que ya están en marcha”, responde Pierre Eladari.

Los negocios actuales del grupo crecen a muy buen ritmo y la perspectiva para los próximos meses es igual de positiva, agrega.

Por lo tanto, según sus palabras, consolidarán lo que está en marcha.

Ventajas suizas

Sobre las finanzas de Puma Energy se conoce poco. Sus resultados financieros no figuran en el sitio oficial de la empresa ni son sometidos al escrutinio de los inversores.

Pero la trayectoria ascendente de sus utilidades es ampliamente conocida al interior del sector de los commodities.

¿Son Suiza y su política fiscal los mejores socios del grupo petrolero?

El Partido Socialista suizo (PS), en voz del diputado Carlo Sommaruga, reanudó en septiembre una polémica de larga cuña: el desigual tratamiento fiscal que experimentan los corporativos suizos con respecto a los extranjeros.

Concretamente, en el cantón de Ginebra –sede de Puma Energy-, las empresas extranjeras son sometidas a una carga impositiva del orden del 12%, frente al 25% promedio que pagan las compañías helvéticas.

Sobre las razones que llevaron al grupo a establecerse en Suiza, Pierre Eladari afirma:

“Queríamos estar cerca de nuestra casa matriz, Trafigura (basada en Londres). Esta decisión era acorde a nuestros intereses, ya que Puma crece alrededor del mundo y cerrará el año 2011 operando en 26 países y con unos 1.800 empleados”.

Puma Energy declina abordar el tema de los beneficios fiscales, pero confirma que sus perspectivas para 2012 son tan alentadoras como las del presente, y que este discreto caballero del petróleo seguirá cosechando utilidades en la economía emergente latinoamericana.

Puma Energy

Es una subsidiaria de Trafigura Beheer B.V. fundada en 1997 en Centroamérica para desarrollar una red de almacenamiento y distribución de hidrocarburos.

Actualmente tiene presencia en 26 países –sobre todo en América Latina y África- y emplea a 1.800 personas.

Trafigura, holding de Puma Energy, es la cuarta empresa de commodities más importante del mundo. Fundada en 1993 tiene su sede central en Ginebra y cuenta con 4.000 empleados.

Pierre Eladari es presidente y director ejecutivo de Puma Energy. Se integró a Trafigura en 2004 y fue nombrado presidente en 2008.

Las reservas mundiales de petróleo suman 1,5 billones de barriles en la actualidad.

Una cuarta parte de ellas se encuentra albergada en Latinoamérica: Venezuela, México, Brasil,  Ecuador, Colombia y Argentina.

End of insertion

materias primas

Han vivido un boom internacional a partir del año 2000, tras padecer una depresión significativa en las dos décadas previas.

Este auge se debe en gran medida al crecimiento de economías emergentes como China, India, Rusia o Brasil, cuya expansión en materia de telecomunicaciones y desarrollo provoca una demanda masiva de dichos insumos.

En los mercados de materias primas se negocian materiales no procesados como metales preciosos (oro y plata), metales industriales (zinc y cobre, entre otros), energéticos (petróleo y gas), y productos agrícolas (azúcar y algodón).

End of insertion

escándalo probo koala

El barco Probo Koala trasladó a Costa de Marfil residuos tóxicos vertidos cerca de Abiyán, causando más de una decena de muertes y millares de personas enfermas.

Presumiblemente, el director de Trafigura, Claude Dauphin, conocía la elevada toxicidad de los residuos.

Conscientes de que la Unión Europea, EEUU o Singapur los rechazarían, intentaron verterlos en Nigeria o Túnez, también sin éxito.

En Costa de Marfil, la empresa local Tommy aceptó los desechos provocando grandes daños.

Trafigura aceptó indemnizar a las 30.000 personas que sufrieron daños. El grupo, no obstante, opera bajo criterios de ética abiertos a la opinión pública y disponibles en su página web.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?