Navigation

Donación de órganos, Lex Netflix y Frontex

Donación de órganos explícita o presunta: el pueblo decide

© Keystone / Martial Trezzini

El 15 de mayo, los ciudadanos suizos deberán votar sobre la delicada cuestión de la donación de órganos de personas fallecidas. Se votará una nueva definición de consentimiento que aumentaría el número de trasplantes.

Este contenido fue publicado el 06 abril 2022 - 09:00

¿De qué se trata?

En la actualidad, en Suiza solamente se pueden extraer órganos de una persona fallecida si ésta ha dado su consentimiento explícito antes de morir. El 15 de mayo, el pueblo suizo debe decidir si revoca este procedimiento y considera que todo el mundo está de acuerdo en donar sus órganos. Las personas que se nieguen tendrían que expresar su deseo en vida.

¿Por qué cambiar la práctica actual?

Todo comenzó con una iniciativa popular presentada en 2019 por la Jeune Chambre International Riviera, una organización que reúne a empresarios de la región de Vevey-Montreux, en el oeste de Suiza. La organización quería llevar a cabo un proyecto útil para la sociedad y la entonces presidenta optó por hacer una campaña a favor de la donación de órganos, ya que una amiga suya llevaba muchos años esperando un riñón.

Contenido externo

Con el apoyo de médicos, políticos y asociaciones especializadas en la donación de órganos, la Jeune Chambre consiguió reunir las 100 000 firmas necesarias para validar la iniciativa. El texto pide incluir en la Constitución Federal el principio de que una persona fallecida consiente en donar sus órganos, a menos que haya expresado su negativa en vida. El objetivo es salvar vidas y evitar años de espera para un trasplante.

El Gobierno suizo elaboró una contrapropuesta indirecta a esta iniciativa, que iba en la misma dirección, pero incluyendo a los familiares del fallecido en el proceso de toma de decisiones. De este modo, la Ley Federal de Trasplantes se ha visto modificada en ese sentido. El comité de la iniciativa se mostró satisfecho con esta contrapropuesta y retiró su texto. Por lo tanto, es sobre la modificación de la ley, aprobada por el Parlamento, sobre lo que el pueblo se pronunciará el 15 de mayo.

¿Qué cambia la nueva ley?

Hoy día, en Suiza, la donación de órganos sigue el principio del "consentimiento explícito". En caso de fallecimiento, los órganos, tejidos o células solamente pueden extraerse si la persona ha expresado su consentimiento en vida. Por ejemplo, informando a su familia, teniendo una tarjeta de donante o escribiendo sus deseos en su expediente médico. Si no se ha facilitado ninguna información, se consulta a los familiares y estos deben tomar una decisión de acuerdo con la presunta voluntad del fallecido.

La nueva ley pretende invertir esta lógica basándose en el "consentimiento presunto" del fallecido. Supone que todo el mundo está de acuerdo en donar sus órganos. Si alguien se opone, debe expresarlo en vida. La ley también incluye a los familiares en el proceso: a falta de una indicación clara, pueden tomar una decisión respetando la presunta voluntad del fallecido.

¿Quién lanzó el referéndum?

Un comité, formado por varios partidos y presidido por una comadrona socialista de Biel y un médico de Winterthur, recogió las 50 000 firmas necesarias para someter a votación la modificación de la Ley Federal de Trasplantes. El comité está formado por teólogos, abogados y políticos, tanto de derecha como de izquierda.

Los miembros del comité son todos de la Suiza de expresión alemana. En su opinión, el silencio no debe considerarse como un consentimiento, especialmente cuando se trata del derecho a la integridad física garantizado por la Constitución. Independientemente del contexto, creen que es necesario un "sí" explícito para cualquier intervención médica.

Los impulsores del referéndum temen que se produzca una falta de información entre ciertos sectores desfavorecidos de la población o entre las comunidades extranjeras, que podrían no tomar las medidas necesarias para oponerse a la donación de órganos en vida. También denuncian el aumento de presión sobre los familiares de los fallecidos, que tendrán que tomar una decisión sin conocer necesariamente los deseos del difunto. "Una negativa por su parte se interpretaría inmediatamente como un comportamiento insolidario", afirman en su argumentación.

Durante la votación en el Parlamento la mayoría de los miembros de la derecha conservadora del partido Unión Democrática de Centro (UDC) y algunos miembros del Centro se opusieron a la nueva ley, diciendo que el "consentimiento presunto" no respetaba el derecho a la integridad física y a la autodeterminación. Creen que no se tuvieron suficientemente en cuenta las consideraciones religiosas o éticas y que la duda no debe nunca interpretarse como una aprobación.

¿Quiénes están a favor de la modificación legal?

La modificación de la Ley de Trasplantes propuesta por el Gobierno fue apoyada por una abrumadora mayoría del Parlamento, que considera que la introducción del consentimiento presunto permitirá aumentar el número de donaciones de órganos y ponerse a la altura de otros países europeos.

Contenido externo

Los diputados señalaron una paradoja: casi el 75% de la población está a favor de la donación de órganos, pero la tasa de rechazo de los familiares que se enfrentan a esa situación es del 60%. A menudo, ante la falta de información clara, los familiares deciden no extraer los órganos. La mayoría del Parlamento cree que un cambio hacia el consentimiento presunto podría invertir esta tendencia y animar a las familias a favorecer el trasplante.

La contrapropuesta cuenta con un amplio apoyo, precisamente porque incluye a los familiares en el proceso de toma de decisiones. Sin indicación explícita, siempre pueden oponerse a la donación de órganos si consideran que corresponde a la voluntad del fallecido. Además, en caso de duda y si no se puede contactar con la familia, no se puede realizar el trasplante.

El Gobierno ha anunciado también que se creará un registro nacional para que todo el mundo pueda indicar fácilmente su posición sobre la donación de órganos. Está previsto realizar campañas de información para que toda la población conozca los cambios que conlleva la nueva ley.

¿Cuáles son las estadísticas sobre la donación de órganos en Suiza?

En 2021 se trasplantaron 484 órganos de personas fallecidas, en su mayoría riñones e hígados, según cifras de la Fundación Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Swisstransplant. Se utilizaron 125 órganos de personas vivas.

Sin embargo, a finales de año, 1 434 pacientes seguían esperando un órgano que les salvara la vida y 72 personas de la lista de espera habían fallecido. Estas cifras están en línea con las de años anteriores.

Por tanto, el número de órganos disponibles es muy inferior a la demanda. Suiza va a la zaga de muchos países europeos, la mayoría de los cuales siguen el principio del consentimiento presunto. Entre los países vecinos, sólo Alemania tiene una tasa de donación de órganos inferior a la de la Confederación. También se basa en el concepto de consentimiento explícito.

Contenido externo

Traducido del francés por José M. Wolff

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?