Navigation

De la pantalla del ordenador a su mesa

El éxito de la venta por línea electrónica sigue dependiendo del factor humano. swissinfo.ch

LeShop propone hacer las compras desde casa a través de Internet, en vez de perder el tiempo en las filas de los supermercados.

Este contenido fue publicado el 03 diciembre 2003 - 08:20

Reportaje en el centro logístico de la principal tienda de abarrotes en línea, con sede en Bremgarten, Argovia, donde todos los pedidos son centralizados.

Son las 5 de la mañana y ya comenzó la carrera contra el reloj. A medio día, tanto productos frescos como conservas del centro logístico de LeShop deberán ser entregados en diversos puntos de Suiza.

Y para cumplir en el plazo, cada segundo es importante. Con paso nervioso, Elisabeth Breitenstein se escurre rápidamente entre las repisas y la banda eléctrica que une el almacén con la esquina donde se despachan los pedidos.

Todas las operaciones son hechas manualmente

La responsable de producción del centro logístico debe recibir un cargamento de pollo. Y, como para todos los productos frescos, el respeto de las medidas frigoríficas es primordial.

Tras la verificación de la temperatura, la carne blanca es dirigida sin reparo a una de las dos cámaras frías. Allí es recibida por empleados cubiertos con chalecos de plumas, boinas y bufandas.

La única concesión hecha a la tecnología: varias impresoras en un anexo registran los pedidos que llegaron hasta antes de media noche del día anterior a la página Internet de LeShop.

Ni buscando minuciosamente entre las alacenas repletas de productos, el visitante encontrará nada que pueda parecerse al non plus ultra de los aparatos automatizados.

En efecto, el abastecimiento de las cajas de cartón en la tienda de abarrotes opera de forma manual.

Cumplir con el objetivo

El zumbido interrumpido de los compresores, el ir y venir rápido y preciso entre los estantes y la alfombra rodante que serpentea a lo largo de la sala dejan ver un mecanismo humano bien entrenado.

Nada extraordinario para Christophe Kay. El patrón del centro confirma que esta forma de proceder es la mejor para cumplir el objetivo establecido.

“En menos de 24 horas, –dice- debemos llenar el carrito del consumidor y llevarlo a su domicilio”.

Una apuesta que los pioneros de la denominada nueva economía están a punto de ganar.

Mezcla de la economía tradicional y la innovadora

En los Estados Unidos, empresas como Amazon (libreria), E-Bay (subastas) se encuentran en la carrera viento en popa.

El título E-Bay, por ejemplo, coquetea con sus niveles de marzo del 2000. Lo que significa que su valor bursátil está muy en alto en la esfera especulativa.

Estas empresas deben su éxito a una mezcla de recetas de la denominada nueva economía y la tradicional.

Según el diario francés, ‘La Tribune’, “Amazon es un vendedor por correspondencia muy eficiente” cuya actividad aumenta proporcionalmente a la penetración de Internet y a la capacidad de compra de los hogares del planeta.

El poder del mercadeo

Un ejemplo que LeShop ambiciona experimentar a escala helvética. Pero, por ahora, el número uno de los abarrotes en línea todavía no es rentable.

En otras palabras, aún no atrae un número suficiente de clientes, sobre todo en la región de habla germana del país. A la zona de habla francesa dirige el 70% de sus ventas.

Pero a partir de enero de 2004, LeShop podrá distribuir los productos de Migros, una de las dos cadenas de supermercados del país.

La fuerza de mercadeo de Migros deberá permitirle atraer mayor clientela, llegar a niveles de rentabilidad adecuados y, tal vez, entrar en la Bolsa.

swissinfo, Jean-Didier Revoin, Bremgarten
(Traducción: Patricia Islas)

Datos clave

La venta en línea es aún incipiente en Suiza. Pero Le Shop abre su horizonte comercial en la Red.

End of insertion

Contexto

- Fundada en 1997, la tienda de abarrotes LeShop fue la primera en distribuir sus productos por Internet.
- Al firmar un acuerdo de exclusividad para la distribución en línea de los productos Migros, LeShop espera reforzar su posición en la zona de habla germana de Suiza.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?