Navigation

Más allá del arcoíris

Gottlieb Emil Rittmeyer (1820-1904): Stubete auf Alp Sol (Encuentro de música popular en el Monte Sol) Kunstmuseum St. Gallen

Una muestra en el Museo de Arte San Gall explora un tema inusual. La muestra reúne obras clásicas y contemporáneas que giran en torno a la felicidad, e incita a reflexionar sobre la influencia de la felicidad en la creación artística.

Este contenido fue publicado el 16 septiembre 2012 - 11:00
Rodrigo Carrizo Couto, swissinfo.ch

Over the rainbow debe ser una de las canciones más versionadas y grabadas de toda la historia. La legendaria Judy Garland la convirtió en himno universal en 1939 y el Museo de Arte de San Gall la ha elegido para esta muestra.

“La dicha es central”

“Todos queremos ser felices y  escapar de la rutina. Es un deseo común”. Así explica Konrad Bitterli cómo surgió la idea de organizar esta exposición.

“Creo que la dicha es un elemento central del bienestar humano, al igual que la búsqueda de paz y serenidad. Al menos, eso es lo que vemos constantemente en la televisión o las comedias románticas. Esta muestra explora ese momento de escapismo de las preocupaciones y la rutina cotidiana, presentando obras del siglo XIX al lado de otras contemporáneas”, precisa el cocurador de Over the Rainbow.

La exposición es “un diálogo inesperado, delicioso e incluso divertido entre obras de arte sobresalientes de distintos periodos alrededor de momentos de felicidad tales como nacimientos, familias bien avenidas, el baile o la relación con la naturaleza”.

El museo expone obras maestras de Cuno Amiet, Ferdinand Hodler, Robert Zünd, entre otros artistas suizos, o Max Liebermann, uno de los máximos representantes del Impresionismo alemán. Junto a ellas encontramos piezas contemporáneas de la israelí Yael Bartana, la sudafricana Candice Breitz, el cubano Felix Gonzalez-Torres o el suizo Beat Streuli, y podemos descubrir artistas emergentes como Georg Gatsas o Barbara Signer.

Felicidad – hoy a antaño

Parece que durante el siglo XIX la felicidad fue un tema más popular entre los artistas de lo que es en nuestros días. “Creo que no. Pienso que los seres humanos no hemos cambiado mucho desde entonces. El tema sigue siendo popular hoy, como muestran algunas obras de artistas emergentes que presentamos en San Gall”, sostiene Konrad Bitterli.

“Lo que cambia son los medios para representar esa felicidad. Pero desde la pintura al vídeo o la fotografía, el impulso es a menudo el mismo. Sin embargo, es cierto que las pinturas del siglo XIX mostrando madres felices con bebés en paisajes floridos no tenían mucho que ver con las duras realidades de la vida de entonces”, prosigue.

Paisajes idílicos…

¿Acaso Suiza es un país más inclinado al contacto con la naturaleza y la felicidad idílica? “No creo que sea algo específicamente suizo, aunque la imagen paradisiaca de vacas y paisajes es usada como parte de nuestra identidad. Hoy, la realidad es que la mayoría de los suizos vive en entornos urbanos”.

Un elemento central de la muestra, según Konrad Bitterli, consiste en “ver detrás” de lo que muestran las pinturas. La realidad del trabajo duro y de las privaciones que se esconde en muchas de las obras, sobre todo las que representan familias campesinas del siglo XIX.

“De hecho, Over the Rainbow nos cuenta una historia del escapismo”, concluye Konrad Bitterli, “pues, al igual que en la canción, todos soñamos con un lugar ideal que solo existe en las nanas infantiles”.

…una herencia germánica y romántica

El economista Bruno S. Frey, profesor del Warwick College de Londres, ha hecho de la felicidad el tema central de su trabajo.
 
“El fin último de la economía es hacer que la gente sea feliz. Su objetivo no es la producción de bienes y servicios, sino la satisfacción humana. El sistema financiero existe solo para lograr que el mundo funcione mejor. Obviamente, esto no se cumple ahora mismo”, explica a swissinfo.ch.
 
“Creo que la felicidad, ante todo, está relacionada con otros seres humanos. La felicidad la producen nuestras relaciones con amigos, amantes o familia, algo que se ve en las obras expuestas en el Museo de Arte de San Gall.”
 
Sobre el aparente gusto de los suizos por la naturaleza y lo idílico, Bruno S. Frey cree que “no es algo específico de los suizos, sino más bien propio de la naturaleza germánica. Se trata de una herencia del Romanticismo”.

"Solo los idiotas pueden ser felices"

Al reflexionar sobre la cuestión de la felicidad y el arte, llama la atención que la felicidad no parece ser un tema respetable en los círculos intelectuales.
 
“Es verdad”, sentencia Frey. “Los intelectuales no se sienten demasiado cómodos con la idea de la felicidad. No les gusta. Y en especial los artistas parecen realizar grandes esfuerzos para sufrir. Algo que debemos, una vez más, a la idea romántica del artista doliente”.
 
“También parecemos creer que solo la gente infeliz es productiva y eficiente, específicamente en el mundo germánico”, prosigue el también profesor de la Zeppelin University de Alemania. “Pero la realidad es que los artistas suelen ser más felices que la media de la humanidad, dado que hacen lo que realmente les gusta. Nadie ha sido nunca obligado a ser un artista”.

Invitado a desarrollar el interesante punto del escaso prestigio intelectual de la felicidad, el profesor Bruno S. Frey concluye:
 
“El general De Gaulle dijo una vez: Solo los idiotas pueden ser felices, lo que es una postura típicamente francesa al respecto. En el mundo anglosajón, esa idea no es tan prominente. De hecho, la gente feliz tiende a ser más creativa que los desgraciados. Aunque, en mi opinión, los artistas son bipolares, pasan de un extremo al otro. La gente normal es menos inestable emocionalmente”.

‘Over the Rainbow’

La muestra en el Museo de Arte de San Gall presenta obras que giran en torno a la noción de felicidad y bienestar.

Los cuadros, fotografías y videoinstalaciones tratan de la satisfacción, la alegría y la vida idílica a lo largo de varios siglos.

Algunos de los artistas clásicos son los suizos Ferdinand Hodler y Robert Zund. Otros creadores contemporáneos son la sudafricana Candice Breitz, la israelí Yael Bartana o el fotógrafo helvético Georg Gatsas, que presenta imágenes de gente bailando en fiestas.

La exposición Over the Rainbow, curada por Konrad Bitterli y Nadia Veronese, puede ser visitada hasta el 28 de octubre.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?