Navigation

Conocimiento agrícola al punto más pobre de Europa

Los intercambios favorecen la transferencia de conocimientos agrícolas. Keystone

Agricultores suizos y extranjeros comparten experiencias a través de los intercambios que organiza AGROIMPULS, brazo de la Asociación Campesina Suiza.

Este contenido fue publicado el 10 enero 2007 - 17:10

A partir de este 2007, una colaboración con la organización de ayuda de las iglesias evangélicas suizas, HEKS/EPER, apunta hacia Moldavia, el país más pobre de Europa. De allá vendrán unos 20 campesinos de los proyectos de HEKS.

La ayuda a Europa del Este ha sido incluso tema de reciente debate político en Suiza, donde no todos están convencidos del valor de los esfuerzos hacia esa región.

No obstante, Walter Fust, director de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), y la ministra suiza de Exteriores, Micheline Calmy-Rey saben de la importancia de este apoyo, incluso para reducir la inmigración, tan temida por los propios opositores al compromiso de ayuda al desarrollo con los países del Este europeo.

La COSUDE apoya un programa integral de la organización HEKS/EPER para mejorar las condiciones de vida en el norte de Moldavia, donde, justamente una elevada tasa de emigración es la salida de emergencia en busca de soluciones.

Pero cabe destacar que "el reciente debate político surgió mucho después de nuestros esfuerzos en Europa del Este, donde trabajamos desde hace muchos años y lo seguiremos haciendo; ya que la transición del comunismo a la economía de mercado debe ser apoyada a largo plazo, poniendo el acento en el aspecto social", indica a swissinfo Anita Gerig, encargada del programa de HEKS/EPER en Moldavia.

Con caballo, arzón y arado

Destinatario principal de los programas de HEKS/EPER en Moldavia son los campesinos, quienes a diferencia de sus colegas suizos, aún trabajan con caballo, arzón y arado.

"Aquí trabajan como en los Alpes grisones hace 50 años", compara el agricultor helvético (y ex Mister Suiza) Renzo Blumenthal, quien visitó Moldavia y es la figura publicitaria que aparece en grandes carteles de las calles helvéticas para que fluyan los donativos hacia los proyectos en esa ex república soviética.

En concreto, la organización pide el apoyo financiero para que sean cubiertos los costos de los cursos de agricultura y ganadería que se ofrecen en la vecina Rumania a los campesinos moldavos y para otorgar pequeños créditos para inversiones iniciales que mejoren sus perspectivas.

Además, por primera vez la organización tendrá la posibilidad de traer a Suiza unos 20 campesinos moldavos para que pasen un periodo de cuatro meses en un negocio agrícola suizo, gracias a la colaboración de AGROIMPULS, el brazo encargado de intercambios de la Asociación Campesina Suiza.

Practicantes moldavos en Suiza desde hace una década

"HEKS/EPER ha elegido como punto central para este 2007 la transferencia de conocimientos en las regiones rurales del este europeo y los países del sur y, efectivamente, en Moldavia es lo que se requiere para mejorar el estándar de vida", comenta Hanspeter Flückiger, quien dirige AGROIMPULS.

Desde hace una década, año con año vienen a Suiza entre 30 y 40 jóvenes campesinos y estudiantes universitarios de agricultura moldavos para realizar sus prácticas de cuatro, o 18 meses en algún negocio agrícola helvético.

A partir de este 2007, AGROIMPULS aúna su experiencia a los esfuerzos de HEKS/EPER en esa ex república soviética para que vengan a Suiza campesinos moldavos que participan en el programa HEKS/EPER.

Experiencia en Rumania

Una nueva iniciativa conjunta que se une a la ya establecida desde hace más de diez años para traer a agricultores rumanos y de la que ya se pueden ver resultados.

"Con la experiencia adquirida y el dinero ganado han tenido el primer impulso para construir sus negocios en Rumania. Muchos de los practicantes hicieron experiencias con el uso de las máquinas en Suiza y tras tres o cuatro años han podido comprar sus propias maquinas e iniciar, por ejemplo, la exportación de sus productos", explica Flückiger.

Por ello, el responsable de los intercambios está convencido de que "las experiencias profesionales y personales que ellos recogen durante ese tiempo son una de las mejores ayudas al desarrollo que uno puede ofrecer".

El encargado de AGROIMPULS será uno de los participantes, el próximo 20 de enero, de la XIX Jornada de HEKS/EPER sobre Europa del Este, que esta vez se intitula: 'La solidaridad genera desarrollo'.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Contexto

El programa integral de HEKS/EPER en Moldavia para los próximos dos años tiene un presupuesto de 540.000 francos suizos.

La organización de ayuda de las iglesias protestantes suizas colabora con AGROIMPULS para traer a Suiza agricultores de Rumania.

A partir de este 2007 inician HEKS/EPER y AGROIMPULS otra colaboración a favor de campesinos de Moldavia, en el marco del programa de HEKS/EPER en la ex república soviética.

AGROIMPULS es el brazo de la Asociación Campesina Suiza encargada de intercambios para estudiantes extranjeros en Suiza y viceversa.

Fuera de su colaboración con HEKS/EPER, esta organización se encarga de poner en regla la documentación necesaria para que los estudiantes extranjeros realicen sus prácticas en algún negocio agrícola helvético o para que estudiantes suizos acudan a otros países, como por ejemplo, Canadá, Australia o Dinamarca. (En Latinoamérica sólo hay intercambios con Brasil).

Se trata de una forma recíproca de ayuda, pues los agricultores anfitriones reciben con gusto la ayuda de los estudiantes de los sectores agrícola y ganadero, y ellos, un salario y los conocimientos adquiridos en tierra helvética.

Los permisos de estancia en Suiza para ellos tienen una duración de entre 3 y 4 meses. Existe otro contingente con plazas mucho más reducidas, con un permiso de estancia de 18 meses.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?