Navigation

Cómo afrontó Suiza la crisis del petróleo de 1973

Acampada en la autopista (1973). RDB

Suiza afrontó la crisis del petróleo de 1973 animando a su población a ahorrar energía, levantando torres de perforación y promulgando una ley energética que ha inspirado la política actual ante los nuevos retos. 

Este contenido fue publicado el 02 noviembre 2022 - 09:00
Monika Gisler

Desde que Vladimir Putin invadió Ucrania en febrero de este año y amenazó con cerrar los grifos de petróleo y gas, no han faltado las comparaciones con la crisis de 1973.

En aquel entonces, Suiza estaba bajo la presión de los países productores de petróleo del mundo árabe. Los gobiernos de toda Europa reaccionaron exigiendo que se redujera el consumo de combustible y gasóleo.

 >> Vea el reportaje de la televisión suiza SRF sobre el primero de tres domingos que hubo sin coches:

Se acabaron los viajes en coche los domingos

A principios de los años 70, la demanda de energía estaba en su punto álgido en Occidente. Especialmente en el caso del petróleo, cuyo precio no dejaba de bajar. La generación de la posguerra (1945) tenía grandes expectativas. No más penurias, no más austeridad, no más sobriedad. Era el momento de la prosperidad, la independencia y la comodidad. La calefacción central y el coche se convirtieron en los símbolos de esta época dorada.

Como resultado, el consumo de energía en Suiza se duplicó entre 1940 y 1980. El gasto de petróleo y sus derivados llegó a multiplicarse por diez. El grifo fluía sin cesar y la disponibilidad del petróleo se dio por sentada en los países industrializados.

En los años de posguerra, un viaje en coche era una de actividad popular y para mucha gente era símbolo de felicidad. Rdb By Dukas / Rdb/atp/

Sin embargo, esa fe en el progreso quedó completamente paralizada en 1973. La crisis energética que se sobrevino detuvo el motor económico. En Suiza, el Consejo Federal decretó tres domingos sin coches y la gente paseó por las carreteras sin tráfico de todo el país. Una grave crisis política y económica comenzaba a afectar a casi todo el mundo occidental.

Pero ¿Cómo se produjo esa repentina escasez de petróleo? Después de 1970, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) había empezado a aumentar paulatinamente los precios del crudo con la intención de explotar todo el potencial económico de este precioso y codiciado recurso. No obstante, la OPEP no estaba dispuesta a dejar en manos de otros los recursos naturales de su territorio.

En octubre de 1973, los miembros árabes de la OPEP amenazaron con recortar el suministro de forma significativa y lineal en respuesta a la Guerra de Yom Kippur, en la que Egipto y Siria intentaron recuperar los Altos del Golán y la Península del Sinaí, territorios ocupados por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967. Los países árabes exportadores anunciaron que limitarían drásticamente la producción de petróleo hasta la liberación de los territorios perdidos. El objetivo era obligar a Occidente a que rompiera su apoyo al Estado judío.

En el mundo occidental, la amenaza de una reducción del suministro de petróleo, unida a un aumento del precio, se vivió como una afrenta intolerable. “Son tiempos difíciles”, anunciaban los periódicos, arremetiendo contra los jeques del petróleo en Oriente Medio. En cuanto a la política energética, los acontecimientos revelaron una cruda realidad: los Estados necesitados de petróleo dependen unilateralmente de regiones tan desconocidas como imprevisibles. Incluso se insinuó el fin de la dependencia del oro negro.

Nacimiento de la actual política energética

Hoy sabemos que en aquellos años no había una verdadera escasez de petróleo. Suiza, al igual que otros países, no habría tenido dificultades para asegurarse el suministro. Pero el petróleo se había encarecido porque los países productores habían multiplicado sus precios: la crisis del petróleo era en realidad una crisis de precios. Sin embargo, después de 1973 se produjo un cambio estructural en varios Estados, que llevó a un replanteamiento de las políticas energéticas nacionales e internacionales.

La velocidad máxima en las autopistas se limitó a 100 km/h. Rdb By Dukas / Eduard Zürcher

En Suiza, el Consejo Federal y el Parlamento reorientaron completamente la política energética y no tardaron en introducir las primeras medidas urgentes. Además de la prohibición de conducir los domingos, se limitó la velocidad en las autopistas a 100 km/h. Incluso el ejército tuvo que reducir su consumo de petróleo y se instó a los propietarios a que aislaran mejor sus casas y a que no las calentaran en exceso.

Quizás la medida más importante fue la creación por parte del Gobierno de la "Comisión Federal de Conceptos Energéticos Integrales" en 1974. Tenía como objeto definir la orientación de la política energética de Suiza y examinar si era necesario un artículo sobre energía para ampliar las competencias federales.

Presentado en 1978, el informe final de la comisión contaba con tres objetivos:

  • un suministro de energía suficiente y seguro.
  • la garantía de unos precios energéticos económicamente sostenibles.
  • la protección de los seres humanos y del medio ambiente.

La comisión también recomendó que el Gobierno incluyera un artículo ad hoc sobre la energía en la constitución, para sentar las bases de un mayor intervencionismo estatal y una política energética federal más activa.

Sin embargo, el artículo constitucional solo fue aceptado tras una larga batalla en 1990. La Ley de Energía y su ordenanza entraron en vigor el 1 de enero de 1999. Poco antes del comienzo del nuevo milenio, Suiza recompuso su política energética federal que hoy le permite hacer frente a la crisis actual.

El 13 de septiembre de 1975 algunos voluntarios recogían la basura de un lago del cantón de Zúrich en el marco de la Acción Suiza de Limpieza. Keystone / Str

Los límites del crecimiento

La crisis de 1973 supuso un cambio y una reflexión sobre el uso de energía. Ya en la década de los 70, hubo debates públicos sobre los ‘límites del crecimiento’ (título de un informe publicado por el Club de Roma, una asociación de expertos internacionales) y peticiones de protección del medio ambiente.

La crisis del petróleo permitió darse cuenta de la dependencia de las fuentes de energía importadas que se había instaurado con la industrialización. Los esfuerzos por ser más autosuficientes también condujeron a una intensificación de la búsqueda de petróleo en territorio suizo.

No se extrajo petróleo, pero se descubrieron yacimientos de gas natural, por ejemplo, en Finsterwald, en el cantón de Lucerna. No obstante, la cantidad total de gas extraído entre 1985 y 1994 correspondió solo al 4% de la demanda anual de Suiza.

Estas iniciativas tuvieron poco éxito, pero sentaron las bases para una reacción más rápida ante una crisis. Además, debido al cambio climático, Suiza lleva debatiendo desde los años 90 cómo reducir el consumo de energía y el uso de combustibles fósiles.

Con la guerra desencadenada por Putin, hoy el debate energético está más vivo que nunca: mientras haya una fuerte dependencia energética de los países autocráticos, no se puede hablar de un suministro energético estable y seguro. La búsqueda de una mayor (si no absoluta) autosuficiencia energética a través de la energía solar, eólica, hidráulica y geotérmica, así como de la eficiencia y la suficiencia energética, es un reto de política de seguridad que debe resolverse en la Unión Europea.

Porque una menor dependencia de los países autocráticos no solo conduce a una mayor seguridad energética, sino que también confiere la capacidad de decidir soberanamente cómo asegurar el propio abastecimiento.

La historiadora Monika Gisler ha publicado numerosos artículos sobre la historia de la energía y el medio ambiente. Es profesora en la EPFZ y en la Universidad de Zúrich y es responsable del departamento de historia www.unternehmengeschichte.ch

End of insertion

Adaptado del alemán por Carla Wolff

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?