Navigation

Buscador de agua

Héctor Koller y su aparato detector de agua, diseñado por él mismo. swissinfo.ch

A sus 80 años, el descendiente suizo Héctor Koller Mellado es uno de los pocos zahoríes que existen en Chile.

Este contenido fue publicado el 18 marzo 2005 - 15:51

Su habilidad consiste en detectar capas subterráneas de agua a través de una técnica ancestral.

Corría el año 1883 cuando los abuelos de Héctor Koller llegaron a Chile, provenientes de Suiza.

Al igual que otros centenares de colonos, los Koller se hicieron cargo de un predio de 40 hectáreas que el gobierno chileno les otorgó por ley, a cambio de instalarse en la localidad sureña de Ercilla, en las afueras de la ciudad de Temuco, zona entonces poblada por mapuches.

La familia se dedicó a trabajar la tierra, hasta que el bandolerismo reinante en la zona, dominada por cuatreros, la obligó a trasladarse a la capital.

Allí nació Héctor Koller -uno de los nietos de esta familia de inmigrantes suizos-, quien comenzó a practicar la técnica de los zahoríes a los diez años de edad.

Su maestro fue otro suizo, de apellido Gotroy, que llegó a estas tierras contratado por el gobierno chileno para desempeñar esta técnica, practicada por los chinos desde hace al menos 2.000 años antes de la era cristiana.

Héctor Koller (junto con sus cuatro hijos -Harald, Ortwing, Darwin y Schuler) vive ahora en la región de Araucanía. Allí trabaja la parcela familiar, dedicada a la siembra del trigo y la avena.

Parte importante de su tiempo, lo dedica a esta práctica milenaria de la búsqueda de agua, considerada en el pasado como un arte adivinatorio o mágico y, en los tiempos de la Santa Inquisición, como hechicería o actividad diabólica.

Cuestión de magnetismo

Pero Héctor tiene una explicación más racional: "El agua que corre debajo de la tierra produce electricidad, posee una carga negativa, y en mi cuerpo tengo una carga positiva.

Como los polos opuestos se atraen, la varilla vibra cuando se produce el magnetismo, así indica el lugar exacto donde corre agua", explica.

La ciencia se ha encargado del estudio de este fenómeno, conocido en el ambiente académico como radiestesia y muy utilizado en la actualidad por la ingeniería y la minería, utilizando sofisticados instrumentos.

Pero Koller trabaja a la antigua, con un aparato artesanal fabricado por él mismo que parece sencillo: está elaborado con dos varillas metálicas obtenidas de rayos de bicicleta, unidas por 5 pernos, formando una "V". Ambos brazos metálicos están recubiertos por un resorte, que permite tomarlos y facilitar el movimiento.

Este par de varillas no sólo detecta el agua, también el hierro, oro, plata y hasta las osamentas humanas. Y Koller también desarrolló otra herramienta que determina el caudal de las aguas de estas capas subterráneas y puede definir los metros de profundidad en que se encuentran. Incluso, afirma Koller, avisa si el líquido es apto para beberlo o no.

Koller es especialmente conocido en el sur del país, donde hasta la fecha ha detectado casi dos mil pozos. Incluso sus conocimientos han servido para las comunidades mapuches que aún viven en sectores alejados de la red de agua potable.

Sobre sus tarifas, confiesa que cobra de acuerdo a los recursos de quien solicita el trabajo: "Si tiene mucho dinero, le cobro un determinado valor y, si es el caso de las comunidades mapuches o de pequeños agricultores, el precio es mucho más bajo. Mi trabajo tiene un compromiso con los más pobres", dice.

swissinfo, Nelson Muñoz, Temuco, Chile

Datos clave

Más de 6.000 familias suizas llegaron a la Araucanía en virtud de un acuerdo migratorio entre el gobierno chileno y el helvético entre 1883 y 1900.

End of insertion

Contexto

Héctor Koller comenzó a practicar la técnica de los zahoríes a los diez años de edad.

Su maestro fue otro suizo, de apellido Gotroy, que llegó a Chile contratado por el gobierno local.

La técnica de los zahoríes es practicada por los chinos desde hace unos 2.000 años antes de la era cristiana.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?