Navigation

PostFinance se acerca a su sueño

Thomas Kern / swissinfo.ch

Tres millones de clientes utilizan hoy los servicios financieros de Swisspost, Correos de Suiza. A partir del próximo verano, PostFinance dispondrá previsiblemente de una licencia bancaria, algo que la competencia no ve con buenos ojos.

Este contenido fue publicado el 07 enero 2013 - 11:00
swissinfo.ch

Si los planes se concretan según lo previsto, PostFinance se independizará de su matriz -Swiss Post- este verano y gozará de una licencia de operación bancaria que representa un paso muy significativo en la evolución de la compañía. Los clientes difícilmente notarán la diferencia, al menos durante algún tiempo.

Contra lo que sucede en otros sectores, los negocios de PostFinance han crecido exponencialmente desde que estalló la crisis financiera hace más de cuatro años. En este lapso, la entidad ha captado unos 100.000 nuevos clientes por año, la mayoría de ellos preocupados por hallar el colchón más seguro debajo del cual resguardar los ahorros que han ganado con el sudor de su frente.

A principios de 2012, por primera vez en la historia de la institución, los activos depositados en PostFinance superaron la barrera de los 100.000 millones de francos suizos (110.000 millones de dólares).

Las utilidades se dispararon y el número de empleados se multiplicó. No obstante, los ejecutivos de esta empresa estatal han visto frustrados sus planes de expansión por una serie de trabas legislativas que acotan el crecimiento de un nuevo banco postal.

Igualdad de condiciones

Las operaciones de PostFinance gozan de la garantía explícita del Gobierno. Por lo tanto, la institución tiene prohibido otorgar créditos hipotecarios de forma directa. Dado que este negocio es muy lucrativo, lo hace, pero a vía la subcontratación de otras instituciones financieras dispuestas a asumir íntegramente cualquier riesgo de pérdidas derivadas del deterioro de los créditos.

Un acuerdo que no convence ni a PostFinance ni tampoco al sector privado, que no tiene particular interés por tener en el mercado una entidad que tenga íntegramente el respaldo del Estado y que distorsiona la competencia bancaria.

“Insistimos en el establecimiento de condiciones idénticas para todas las instituciones que cuenten con una licencia bancaria”, señala swissinfo.ch Sindy Schmiegel Werner, portavoz de la Asociación de Banqueros Suizos (ABS).

Sin embargo, considerando que PostFinance no tendrá la posibilidad de dar todos los servicios que ofrecen otras instituciones, Schmiegel Werner aclara que la ABS tampoco se opone al otorgamiento de una licencia bancaria a esta entidad.

Hace dos años, cabe recordar, se reformó la legislación para que PostFinance pudiera establecerse como entidad independiente a Swiss Post, lo que está previsto para el próximo 26 de junio. En la teoría, la compañía emitirá acciones, pero el único titular de las mismas será Swiss Post, que a su vez es una empresa íntegramente estatal.

Esto condena a PostFinance a operar en tierra de nadie donde se mantendrá como subsidiaria del servicio postal público, aunque también estará listada en el mercado de valores. Y, como se citó, no tendrá permitido otorgar sus propios créditos empresariales o hipotecarios.

Datos clave

A diferencia de su empresa matriz, PostFinance ha tenido un desempeño financiero exitoso durante los últimos años.

Sus ganancias pasaron de 575 millones de francos suizos en 2010 a 591 millones en 2011. El número de clientes aumentó de 2,7 a 2,8 millones. Y el número de cuentas pasó de 4,1 a 4,3 millones.

Durante los primeros tres meses de 2012, y por primera vez en su historia, el monto total de activos depositados en PostFinance rebasó la barrera de los 100.000 millones de francos suizos.

End of insertion

Aumento de capital

El cambio más drástico que vivirá PostFinance tendrá lugar entre bastidores, lejos de la mirada de su creciente número de ahorradores, así como de sus clientes empresariales y tenedores de un crédito hipotecario.

A cambio de la licencia bancaria que le ha otorgado la Autoridad Supervisora de los Mercados Financieros (FINMA), PostFinance tiene la obligación de obtener varios miles de millones de francos suizos en efectivo para fortalecer su capital. Con ello, ratificará a la autoridad que dispone del respaldo suficiente para resistir cualquier embate financiero futuro.

PostFinance estima que requerirá entre 4.000 y 5.000 millones de francos suizos en efectivo. Tiene previsto obtener ese capital a través de la emisión de bonos, la venta de algunas propiedades de su matriz y revaluación de algunos de los activos que posee el grupo.

Son métodos que han despertado preocupación en los círculos políticos –especialmente de la Unión Democrática del Centro (UDC, derecha conservadora)–, que consideran que detrás de este incremento de capital podría esconderse alguna sorpresa.

En septiembre pasado, Hans Kaufmann, portavoz de la UDC para temas financieros, objetó ante el Parlamento la propuesta de convertir a PostFinance en un banco, argumentado que su capital es de solo 816 millones de francos suizos, que representan apenas el 0,76% de sus activos.

“Ningún otro banco recibiría un permiso de operación con unas reservas tan bajas”, sentenció.

PostFinance rechaza firmemente esta crítica y asegura que, una vez que se obtengan los nuevos niveles de capitalización, la entidad pasará sin problemas cualquier escrutinio al que le someta FINMA.

Por otra parte, el futuro banco postal también rechaza que el reciente incremento que han experimentado las comisiones pagadas por los clientes con pequeños depósitos (personas y empresas) esté relacionado con las necesidades de la institución de fortalecer su capital fresco. Estos nuevos cobros reflejan, según PostFinance, las mejoras que han tenido los servicios de atención al cliente, como el relativo a la banca en línea que actualmente opera 24 horas al día.

Voluntad política

Para los clientes el cambio más significativo será que tendrán la seguridad de que sus intereses cuentan con el pleno respaldo de FINMA, afirma el portavoz de PostFinance, Marc Andrey.

“Somos una de las instituciones financieras más grandes de Suiza, y estar bajo la supervisión de FINMA fortalecerá la confianza entre nuestros clientes y les ofrecerá aún más transparencia”, añade.

Pero el nuevo estatus de PostFinance representará también un paso más rumbo al sueño de derribar los obstáculos políticos que hoy impiden a la institución acceder -sin intermediarios- al boyante negocio de los créditos hipotecarios.

Uno de los modelos de negocios que podría seguir es el que se aplica a los bancos cantonales. Por ley, al menos un tercio de sus acciones pertenecen al cantón en el que operan -en algunos casos esta proporción alcanza el 100%-, y la mayoría goza de una garantía total por parte del Estado.

Los bancos cantonales pueden ofrecer todos los servicios que caracterizan a la banca tradicional. La ABS no los objeta porque sus sucursales minoristas no pueden operar fuera de sus fronteras cantonales y hacen aportaciones financieras a un sistema federal que asegura que los depósitos de los clientes pequeños estén siempre protegidos ante una crisis.

Esto es, existe algún camino, pero quizás se necesitarán muchos años hasta que PostFinance pueda operar exactamente como los otros bancos. Su destino se mantiene inextricablemente vinculado a la voluntad política, y se requerirían cambios legislativos más ambiciosos para liberarle de sus ataduras actuales.

Postfinance

Las primeras cuentas de depósito fueron introducidas Swiss Post, Correos de Suiza, en 1906.

Desde principios de los años 1990, la oferta de servicios pasó de las simples transacciones de pago a servicios como las tarjetas de crédito, operaciones en línea, seguros, planes de pensión y otros productos financieros simples.

En 1997, Swiss Post decidió crear una subsidiaria especializada en sus servicios financieros: PostFinance.

 
En 2003, la entidad comenzó a otorgar créditos hipotecarios, pero subcontratándolos en otros bancos. Posteriormente se utilizó una fórmula semejante para los créditos para PYME.

Estos acuerdos de subcontratación permiten a PostFinance promover y conceder los créditos, pero es la institución asociada la que asume todos los riesgos vinculados a la administración y riesgo de los créditos.

 
Las alianzas que hoy tiene en marcha PostFinance contemplan a Valiant Bank (créditos a PYME); Winterthur Life (seguros de vida); Banque Cantonale Vaudoise (operaciones bursátiles en línea); y el alemán Münchener Hypothekenbank (créditos hipotecarios).

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?