Navigation

Avances en la lucha contra los tumores cerebrales

Ariel Ruiz i Altaba presenta los resultados de la investigación en rueda de prensa. Keystone

Un grupo de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra ha encontrado un método para matar las células cancerígenas que posiblemente pueda aplicarse también a otros cánceres incurables.

Este contenido fue publicado el 25 enero 2007 - 16:50

Los investigadores señalan que los resultados de los ensayos en ratones e 'in vitro' son alentadores, pero advierten que todavía falta comprobarlos en seres humanos.

En la rueda de prensa celebrada este miércoles (24.01.) el jefe del equipo, Ariel Ruiz i Altaba, se mostró muy esperanzado de que se haya encontrado la forma para frenar el glioma, un tumor cerebral maligno con una supervivencia muy baja. Una vez diagnosticado, el paciente no suele tener más de un año de vida por delante.

Anteriormente, el grupo de científicos había descubierto una variedad de métodos – incluida la inyección de ciclopamina – capaz de bloquear una molécula que provoca varios tipos de cáncer, entre ellos, el de piel, próstata, estómago y páncreas.

Ahora los científicos ginebrinos han descubierto que la inhibición directa de la producción de una proteína -conocida como GLI1 o tratamiento con ciclopamina- también destruye las células madre cancerígenas, responsables de que el cáncer se propague o el tumor se reduzca, que la mayoría de los tratamientos no consiguen combatir.

"Tenemos ahora una prueba de principio para una terapia racional que combatirá ambas cosas, la mayoría de los tumores, así como las células madre cancerígenas más raras", explica a swissinfo el profesor Ariel Ruiz i Altaba.

"Tengo la sensación de que esto va a funcionar muy bien, aunque hay que advertir que no lo sabremos mientras no se realicen ensayos en seres humanos", agrega.

¿Ensayos clínicos?

Ruiz i Altaba cree que los experimentos preclínicos – publicados en la última edición de la revista 'Current Biology' – son suficientemente buenos e importantes para proceder a los ensayos clínicos, sobre todo tratándose de un descubrimiento que puede ser vital para los enfermos terminales.

El científico tiene la esperanza de que se puedan inhibir las células madre cancerígenas de otros tumores que se desarrollan de forma análoga, los denominados Sonic Hedgehog-GLI1.

"Parece que es un patrón de comunicación celular muy, muy importante que determina el desarrollo, la supervivencia y probablemente la reaparición de muchos tipos de tumores", afirma.

"La mayoría de ellos son carcinomas, que son los más graves. Así que estamos muy esperanzados de que podamos hacer algo – por lo menos algo que puede combinarse con las terapias actuales".

Dosis menores

Según el equipo científico de la Universidad de Ginebra, combatir más eficazmente los tumores puede significar una disminución de las dosis de medicación y menos quimioterapia.

La Liga Suiza contra el Cáncer, que ha financiado la investigación junto con la Fundación Louis-Jeantet y otras instituciones, se felicita de estos avances, aunque advierte que todavía queda un largo camino por recorrer.

"Es prematuro decir si en el futuro esta terapia será eficaz, pero no cabe duda de que hay que seguir trabajando en ello", señala Joachim Linger, miembro del comité científico de la Liga Suiza contra el Cáncer y profesor en el Instituto Suizo de Investigación Experimental sobre el Cáncer.

Ariel Ruiz i Altaba subraya que ahora se necesitan más fondos para proseguir las investigaciones.

swissinfo, Adam Beaumont, Ginebra
(Traducción del inglés: Belén Couceiro)

Datos clave

El equipo que dirige el profesor Ariel Ruiz i Altaba trabaja en el Departamento de Medicina Genética y de Desarrollo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ginebra.

Hace más de una década que el científico estudia el papel del Sonic Hedgehog-GLI1.

En septiembre de 2004 los ensayos 'in vitro' demostraron que la ciclopamina puede inhibir la progresión de ciertos tipos de cáncer.

Un año después se registraron resultados positivos en los ensayos con ratones que padecían una forma de tumor cerebral humano.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?