Navigation

Aumentan las temperaturas y con ellas los ingresos

3S en plena faena: montaje de una planta fotovoltaica

Cada vez más investigadores descubren que el cambio climático es sinónimo de ganancias: en 2006 las inversiones 'sostenibles' generaron una cifra de negocios de 18.000 millones de francos suizos.

Este contenido fue publicado el 23 abril 2007 - 07:53

Esa cifra equivale a un 70% más que el año precedente. El impresionante crecimiento refleja el 'boom' que reina en el sector de las tecnologías ambientales.

Las empresas Meyer Burger, de Steffisburg, y 3S Swiss Solar Systems, de Lyss, ambas afincadas en el cantón de Berna, han convertido la protección ambiental en su actividad central. 3S es líder mundial en la producción manual y semiautomática de paneles fotovoltaicos.

Meyer Burger es una empresa especializada en el corte de precisión de materiales duros y frágiles, un mercado actualmente especialmente interesante en lo que respecta al corte de silicio para paneles solares.

Para ambas empresas el año 2006 fue positivo. Meyer Burger duplicó sus utilidades, hasta 5,6 millones de francos, y consiguió aumentar su cifra de negocios en cerca de un 40%, hasta los 83 millones de francos. El valor de las acciones de esta compañía, que cotiza en bolsa desde noviembre pasado, subió un 85%.

3S Swiss Solar Systems logró, por primera vez, cerrar el ejercicio con cifras negras: las utilidades sumaron 700.000 francos. La facturación se triplicó para alcanzar los 11,6 millones de francos, mientras que las acciones aumentaron su valor en un 35%.

Un creciente interés

Un crecimiento que se refleja también en los puestos de trabajo creados: en Steffisburg el número de empleados pasó de 187 a 284, indica el responsable de Comunicación, Werner Buchholz. En Lyss, se contrataron 22 nuevos colaboradores y 3S emplea actualmente a 42 personas, señala su director Patrick Hofer.

El éxito de empresas como Meyer Burger y 3S no ha pasado desapercibido. Cada vez más personas privadas e inversores institucionales muestran interés por el desarrollo sostenible. "Han descubierto que también se puede hacer negocio en este sector", afirma Daniel Muntwyler, miembro de la dirección de la sociedad de inversiones SAM (Sustainable Asset Management). Temas como el cambio climático, las energías renovables y la eficiencia energética acaparan cada vez más la atención de los inversores.

Urs Holliger, de la fundación suiza para el desarrollo sostenible Ethos, por su parte, señala que las inversiones 'sostenibles' son mucho más que un simple fenómeno de moda: "Detrás del aumento hay una verdadera sustancia".

Riesgo de una caída

Sin embargo, un fuerte crecimiento conlleva también riesgos: "Puede traducirse en pérdidas para los inversores", sostiene Muntwyler. Aún así, respecto al 'boom' de la bola Internet en los mercados bursátiles internacionales en 2000, los títulos "exageradamente" valorados de las empresas del sector de las energías renovables "son seguros como el oro".

Para las empresas se trata de reducir riesgos mediante estrategias juiciosas. Para los inversores, analizar con precisión la valoración de las compañías. "Hay que evaluar detenidamente si se confirman las previsiones de crecimiento de las firmas en términos de cifra de negocios y márgenes", explica Muntwyler.

Patrick Hofer se muestra convencido de que 3S conseguirá alcanzar los objetivos que se ha fijado: "Las perspectivas son buenas".

Apoyo estatal

El ejemplo de Alemania muestra que las energías renovables no son una quimera. Según Daniel Muntwyler, los incentivos financieros para la construcción de plantas energéticas alternativas o la modificación de las existentes con el fin de ahorrar energía han generado 50.000 puestos de trabajo en los últimos años.

El apoyo estatal en Alemania –que ahora ha adoptado también la Unión Europea– está ejerciendo presión sobre las empresas helvéticas, especialmente las del sector de las células fotovoltaicas. "Hace diez años las suizas eran empresas líder. Hoy, en cambio, están retrasadas y las firmas alemanas exportan con éxito su tecnología, por ejemplo a China", explica el experto de SAM.

Sin embargo, en Suiza también se observan señales positivas, como el impuesto sobre el CO2, que según Muntwyler podría introducirse en 2008, o la introducción de incentivos estatales para la energía solar que decidió recientemente el Parlamento.

Los 15 millones de francos que la Confederación ingresa gracias al impuesto ecológico por cada kilovatio de electricidad distribuida son dignos de aplauso, afirma Patrick Hofer. Para 3S, sin embargo, esta suma "no tiene influencia alguna, ya que su cuantía es mínima".

Pese a las cifras negras y la duplicación del número de empleados, Hofer no quiere dormirse en los laureles: "Las empresas deben defender continuamente su posición frente a la competencia innovándose. Esta constatación banal se aplica a todos los sectores".

swissinfo, Renat Künzi
(Traducción: Belén Couceiro)

Datos clave

El 30% de la energía eléctrica en Suiza proviene de centrales hidroeléctricas que aprovechan la fuerza hidráulica de las cuencas artificiales.

El 25% proviene de centrales hidroeléctricas ubicadas al borde de los ríos.

El 40%, de centrales nucleares.

El 2% de fuentes renovables: biomasa, energía solar, energía eólica, geotermia y calor ambiente.

End of insertion

Inversiones 'sostenibles'

En 2006 las inversiones 'sostenibles' registraron un crecimiento 5 veces superior al conjunto de los fondos de inversión tradicionales.

A la hora de decidir dónde invertir se evalúan criterios ecológicos, sociales y éticos.

Los 18.000 millones invertidos en 2006 en empresas que cumplen estos criterios representan el 2% del total.

En Suiza aún no existen estadísticas para saber cuántos puestos de trabajo dependen del sector de empresas activas en la protección del clima.

End of insertion
En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?