Navigation

Aumenta la factura del cambio climático

Este cultivo de soja en el Tesino, tras una inundación, consecuencia de las modificaciones climatológicas. Keystone

Turismo, agricultura y salud serían los tres sectores más afectados en Suiza por el incremento de la temperatura de la Tierra. En Copenhague, Suiza ofrece reducir su emisión de gases de efecto invernadero y propone cofinanciar este proceso en las naciones emergentes.

Este contenido fue publicado el 09 diciembre 2009 - 17:00

No hacer nada secaría continentes, convertiría tierras fértiles en desiertos y desplazaría a millones de personas de sus países, ya que éstos quedarían sepultados por el mar.

El hombre se convirtió en el principal depredador de su planeta y en el siglo XXI toma cada vez mas conciencia de ello.

Desde el pasado lunes (07.12), un total de 110 jefes de Estado y representantes de 193 naciones se reúnen en Copenhague para celebrar la Conferencia Mundial de la ONU sobre el Clima.

Un ‘voto por la Tierra’ que buscará –a lo largo de 12 días de trabajo– alcanzar los consensos necesarios para acordar compromisos que permitan devolverle al planeta una temperatura semejante a la que tenía antes de la Revolución Industrial. Un reto más que es ambicioso.

Suiza presenta ante la mesa de debate de sus contrapartes la oferta de reducir hasta un 30% sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2020 y la idea de crear una estructura que financie este proceso en países emergentes.

Sin embargo, su maleta también lleva el peso de conocer que el 82% de la energía que consumen los suizos proviene de fuentes no renovables. En materia de petróleo y derivados, su principal proveedor es África.

Visto el fenómeno del cambio climático desde una perspectiva económica, dos preguntas surgen obligadas: ¿Son suficientes los esfuerzos que realiza Suiza? ¿Y cuánto le cuesta a la población el impacto actual de este fenómeno?

Cifras que inquietan...

El primer economista internacional que analizó a fondo el coste del cambio climático fue el británico Nicholas Stern, pieza clave del gobierno de Tony Blair y ex vicepresidente del Banco Mundial.

Sus conclusiones dieron la vuelta al mundo en 2006. Afirmaban que el cambio climático afectará el acceso al agua, la producción de alimentos, la sanidad y el medioambiente.

Y Stern dejó claro que, de no actuar de inmediato, el cambio climático provocaría pérdidas económicas del 5% del PIB anual de forma permanente en menos de dos décadas. Sin entrar en las macrocifras y para llevar este dato a una referencia más cercana, es dinero equivalente al presupuesto total de Educación que se ejerce en todo el mundo (desarrollado y emergente).

Suiza se inquietó y decidió generar sus propias cifras. La Oficina Federal de Medio Ambiente (OFMA) presentó un informe en 2008 con pronósticos hasta el 2050, año en el que el golpe económico para Suiza producto del calentamiento de la Tierra será de 1.000 millones de francos suizos si no se frena el problema ahora.

Los sectores afectados..

De acuerdo con la OFMA, las actividades económicas que resultarían más vulneradas en Suiza de aquí a 2050 si el cambio climático sigue su curso son:

Turismo: Numerosas comunas de los cantones cercanos a los Alpes viven gracias al turismo de invierno que se desarrolla en las numerosas estaciones de esquí del país.

Si la temperatura aumenta 2 grados, el 20% de las estaciones alpinas quedaría inhabilitado para operar. Con 4 grados más, la mitad de los centros del Valais y Los Grisones se quedarían sin nieve. El invierno 2007-2008 fue un buen botón de muestra del fenómeno que se avecina.

Agro: El campo también se ve afectado por el cambio climático.
La productividad de los cultivos, afirma la OFMA, es muy sensible a los cambios de temperatura. Un incremento de 2 o 3 grados aumentaría los riesgos de sequía en verano, y las probabilidades de erosión del suelo.

Salud: La tasa de mortalidad crece de forma geométrica en periodos caniculares. El 2003 mostró lo que puede suceder dentro de algunos años. Deceso de personas de la tercera edad, aumento en la proliferación de parásitos, contaminación atmosférica, desarrollo de alergias e infecciones y mayores costes de salud.

Copenhague, oportunidad única

El ministro de Medio Ambiente, Moritz Leuenberger, representa a una Suiza comprometida a reducir entre el 20 y 30% sus emisiones de gases de efecto invernadero en 2020.

Un porcentaje insuficiente ante los ojos de WWF Suiza y de Greenpeace. Según estas organizaciones no gubernamentales, Suiza podría alinearse con los objetivos de Suecia o Noruega, que apuestan por una reducción del 40% de sus emisiones para 2020, y no con los de la Unión Europea (UE), que se fijó el mismo objetivo que Suiza.

Sobre la mesa, Suiza pondrá la propuesta de la ‘tasa mundial del CO2’ o hacer pagar más a quien más contamine, un impuesto que permitiría financiar su propio proceso ‘verde’ y ayudar a financiar el de los países emergentes. Lo cierto es que pasar a la acción es inaplazable.

El pasado lunes (07.12), de forma inédita, 56 periódicos de 45 países decidieron publicar un mismo editorial, el diario helvético ‘Le Temps’ se sumó al proyecto. El mensaje común no podría ser más elocuente:

“Pedimos a los 192 países reunidos en Copenhague que no vacilen, que no caigan en disputas. Ésta no es una lucha entre el mundo rico y el pobre. Un incremento de la temperatura de 3 o 4 grados, que tendrá lugar si no actuamos, secaría los continentes y convertiría tierras de cultivo en desiertos, extinguiría a la mitad las especies y desplazaría a millones de personas, porque el mar inundaría sus países”.

“Los políticos presentes en Copenhague tienen el poder de determinar cómo nos juzgará la historia: una generación que vio un reto y le hizo frente, o una tan estúpida que vio el desastre pero no hizo nada para evitarlo”.

Andrea Ornelas, swissinfo.ch

CERRAZÓN CLIMÁTICA

Una de cada dos grandes empresas en Suiza carece de una estrategia climática o simplemente prefiere manejarla con hermetismo, concluye la edición 2009 del ‘Carbon Disclosure Project’ (CDP).

Se trata de una encuesta realizada por la Fundación Ethos y el banco Pictet para medir el avance de los grupos empresariales en el combate contra el cambio climático.

Sólo 56% de las empresas consultadas aceptaron revelar su estrategia y ofrecieron información para transmitirla a sus accionistas en bolsa. El 44% restante mostró reservas.

La consulta se realiza entre las 100 empresas más importantes de Suiza cotizadas en el SWX (mercado de valores suizo).

De las empresas que respondieron al cuestionario de Ethos y Pictet, el 72% estima que el cambio climático es una oportunidad más que un riesgo.

El CDL revela que los avances más importantes en la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero correspondió este año a Swiss Re, Novartis, Banco Cantonal de Berna, UBS, Geberit, Credit Suisse y Georg Fischer.

End of insertion

CONTEXTO

Suiza no se ha cruzado de brazos en materia de calentamiento global. Tras la firma del Protocolo de Kyoto (1997) echó a andar en el año 2000 una Ley sobre el CO2. Su primera meta fijada fue reducir un 8% las emisiones de gases de efecto invernadero (con respecto a 1990) antes de 2012.

Suiza opina que los países con más emisiones de gases de efecto invernadero deben pagar 2 francos suizos por cada tonelada que emitan.

En Copenhague, sus posiciones e intereses serán representados a través de un bloque que incluye a Suiza, Corea del Sur, México, Liechtenstein y Mónaco.

End of insertion

DATOS CLAVE

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (GIEC), organismo de la ONU integrado por científicos y climatólogos del mundo, recomienda que la emisión de gases de efecto invernadero se reduzca un 40% en el mundo para 2020 y que disminuya entre el 80 y 95% para 2050.

Moritz Leuenberger, ministro de Medioambiente, encabeza la delegación suiza presente en Copenhague.

End of insertion
En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?