Navigation

Alimentación: el 'Müsli' de los suizos

Fotos del Museo Mulerama de Zúrich (Foto museo muehlerama) swissinfo.ch

Junto al chocolate de leche y la “fondue”, alimentos clásicos y conocidos por todos en Suiza, el “müsli” -compuesto de cereales y fruta-, es otro de los productos que han dado los suizos a la alimentación mundial.

Este contenido fue publicado el 17 junio 2004 - 14:58

Como desayuno o cena, y a veces en la comida de mediodía, un buen plato de müsli fortifica y alimenta.

Todo depende de gustos, claro, pero esta comida ha sido por generaciones el plato exclusivo de este país; una forma, casi, de identificación nacional. La historia de este alimento modesto y simple revela mucho sobre la mentalidad y la forma de vida helvéticas.

La exhibición sobre el origen y la evolución del famoso birchermüsli se presenta actualmente en el llamado Mülerama de Zúrich. Se trata de un molino de finales del siglo XlX, imponente construcción de ladrillo de cuatro pisos de alto y diseñado en el estilo de la Belle Époque.

Este molino sigue activo hoy día y produce hasta 50 toneladas de harina para consumo de los habitantes. Pero en 1983 se convirtió también en un museo donde tienen lugar exposiciones relacionadas con los usos y costumbres de la vida diaria.

Alimentación natural y sana

El descubrimiento y la fórmula del müsli se debe al doctor Maximiliam Bircher-Benner (1867-1939) nacido en el cantón de Argovia; de ahí el nombre completo de este preparado de cereales conocido por todos como birchermüsli.

Este médico después de haber tratado a una gran cantidad de pacientes con malos hábitos alimenticios, llegó a la conclusión de que una comida cruda y sin carne, a base solamente de frutas y cereales, podía proporcionar una vida saludable.

Bircher-Benner estaba convencido de que los alimentos preparados y cocidos al fuego perdían la energía que les venía del sol, por eso era mejor alimentarse con frutas y verduras crudas venidas directamente de la tierra.

Como era de esperarse tratándose de los suizos, la inspiración para crear el müsli le vino al doctor Bircher-Benner frecuentando y viviendo en las montañas.

Éste observaba de cerca la vida al aire libre de los campesinos en los Alpes.

Comprobaba que era más saludable una existencia alejada de las grandes ciudades, donde solían desatarse enfermedades. Y, sobre todo, veía la manera modesta y simple de alimentarse de los campesinos con frutas, granos naturales y leche.

Una filosofía de vida

La exposición sobre la invención del birchermüsli en el Mülerama pone el acento no sólo en este plato típico de Suiza, hecho a partir de manzanas, cereales, leche y nueces, sino también en la filosofía seguida por su descubridor.

En 1904, Bircher-Benner se decide a fundar en Zúrich un sanatorio llamado “Lebendige Kraft” (Fuerza Viva). Allí se aplicaba a los pacientes una estricta terapia que consistía en una alimentación cuidada, baños reconfortantes, ejercicios corporales adecuados a ambos sexos y paseos por el bosque.

El sanatorio de este médico reconocido fue más bien una reacción contra la industrialización de los alimentos y la desnutrición que provocaba en las personas poco informadas.

La fama de este sanatorio se extendió rápidamente convirtiéndose en la meca de la buena nutrición y rehabilitación para la gente. Entre los pacientes de este lugar de cura se encontraban personalidades como el escritor Thomas Mann o el compositor Wilhelm Furtwängler. El sanatorio perduró en Zúrich hasta 1980.

¡El boom del Birchermüsli!

En pocos años la receta del doctor Bircher-Benner se popularizó en todas partes. Aparecía en el menú de los restaurantes y era la comida de infinidad de familias. Gracias a su fácil preparación fue también el alimento adoptado en las prisiones, en los claustros, en sitios de vacaciones e incluso en el ejército suizo.

El éxito del birchermüsli se debió en gran parte a su buena difusión a través de libros de cocina, conferencias y revistas publicitarias. Con el tiempo se refinó más, pues se le agregó yogur, azúcar o nata haciéndose más sabroso al paladar.

De manera similar en los Estados Unidos, el doctor John Harvey Kellogs fundó un sanatorio en el oeste de Chicago para difundir una forma más sana de alimentarse basada en una dieta vegetariana. Así, en 1906 el hermano del médico Kellogs inventó los famosos Cornflakes. Es decir, hojuelas de maíz ya preparadas para mezclarlas con leche, azúcar o miel.

La actualidad del birchermüsli

Hoy día este preparado de cereales forma parte del modo de vida helvético. Es una comida rápida y funcional que va de acuerdo con la sociedad postmoderna en la que vivimos. Cada uno consume el birchermüsli más adecuado a sus gustos e intereses, tanto el deportista, el ecológico o el que cuida su línea.

El mercado suizo ofrece actualmente una variedad impresionante de este modesto preparado de cereales cuyo nacimiento vino de los Alpes.

La exhibición sobre la historia del 'Müsli' en el Mülerama terminará el 30 de enero de 2005 ¡Buen provecho!

swissinfo, Araceli Rico, Zúrich

Datos clave

El descubrimiento y la fórmula del 'müsli' se debe al doctor Maximiliam Bircher-Benner (1867-1939), nacido en el cantón de Argovia.

End of insertion

Contexto

El origen y la evolución del famoso birchermusli se presenta actualmente en el llamado Mulerama de Zúrich.

Se trata de un molino de finales del siglo XlX, imponente construcción de ladrillo de cuatro pisos de alto y diseñado en el estilo de la Belle Époque.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?