Navigation

60 años abriendo caminos de paz y reconciliación

La población indígena guatemalteca en el centro de las tareas de la Ayuda Protestante Suiza en ese país. (Imagen: HEKS) HEKS

La Ayuda Protestante Suiza EPER/HEKS surgió como respuesta a la guerra, la destrucción y el odio tras la Segunda Guerra Mundial. Hoy su red abarca más de 50 países.

Este contenido fue publicado el 06 octubre 2006 - 19:17

Esta organización celebra su aniversario con una serie de manifestaciones que fomentan el diálogo y la introspección sobre sus tareas dentro y fuera del territorio helvético.

Las religiones católica y protestante, las principales en Suiza, cuentan con organizaciones dedicadas a mejorar las condiciones de vida de las comunidades menos favorecidas dentro y fuera del país, con el respaldo de la tradición democrática helvética y el peso de una historia que les ha enseñado a vivir en estrecha convivencia, respeto mutuo y a compartir tareas.

Son los fieles, los pastores, los benévolos y, en general, la sociedad helvética, los que respaldan unos 800 programas que van desde apoyo a los refugiados en Suiza, hasta proyectos de derechos humanos o ayuda de emergencia en más de 50 países de Europa, Asia y África. América Latina.

Las agencias de las dos religiones mayoritarias en Suiza –como es el caso de Caritas Suiza y Acción Cuaresmal (católicas) y EPER/HEKS junto con Pan para Todos (protestantes)- reciben también apoyo del gobierno y de los donativos privados recolectados directamente o a través de la Cadena de la Solidaridad, una gran colecta promovida por la radio y televisión públicas, y alimentada por la sociedad helvética.

En 2005, EPER/HEKS recaudó poco más de 68 millones de francos para su desempeño, casi lo doble que el año precedente, debido al llamado de apoyo ante catástrofes naturales como el tsunami en el sureste asiático.

Adaptándose a los vientos del cambio

En junio de 1944, en una Europa ensombrecida por el Holocausto, inició la acción de solidaridad de las iglesias evangélicas helvéticas.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, la ayuda por fin fluía. Oficialmente, la Ayuda Protestante Suiza se creó el 1° de enero de 1946.

"En ese momento ya no había más guerra, pero la paz aún estaba muy lejos. HEKS surgía entre las dos. Así emprendió la búsqueda de la concordia; por ello una de nuestras tareas centrales es favorecer los caminos de la reconciliación", advierte Franz Schüle, secretario central de esta agencia.

Las siglas EPER/HEKS -que aún hoy la distinguen- se remontan también a esa fecha: 'Entraide Protestante aux Eglises Ruinées' (EPER), en francés, y 'Hilfswerk der Evangelischen Kirchen der Schweiz' (HEKS), en alemán.

El fin de la Guerra Fría, los nacionalismos exacerbados, las fases de postguerras o las catástrofes naturales han ocupado la agenda de la agencia suiza, adaptándose a los vientos del cambio y cruzando las fronteras continentales.

El papel de las iglesias

"HEKS es una institución benéfica que ha cubierto un amplio abanico de temas como el de los refugiados o el apoyo jurídico para solicitantes de asilo en Suiza o los programas de ayuda de emergencia en el exterior; y actualmente festejamos seis décadas de existencia, conscientes de nuestra labor por la paz y la reconciliación", subraya Schüle.

Y la celebración gira en torno a labores de sensibilización en diversos puntos del país y, en el marco de su conferencia anual realizada en el Día Internacional de la Paz (21.09) bajo el moto 'Entre la guerra y la paz – El papel de las iglesias en los procesos de reconciliación'.

Durante esa jornada Schüle indicó a swissinfo: "Pienso que debemos valorar correctamente nuestro papel. Formamos parte de esta sociedad occidental, rica, y también las iglesias formamos parte con frecuencia de los conflictos."

"La pregunta sobre el rol de las iglesias en los conflictos y en la reconciliación es muy relevante para una obra de ayuda cristiana. Para poder dar voz a las personas menos favorecidas, aquellas que se encuentran en la parte sombría de la globalización, debemos hacer algo a favor de la paz."

Mirada analítica

Destacadas personalidades asistieron al encuentro de HEKS, entre ellas, la defensora de los derechos humanos, Gret Haller y la experta en la materia, Tatjana Perić.

También se contó con la presencia de Mô Bleeker, encargada de la promoción de la paz en el exterior del gobierno suizo, y del fraile dominico Gonzalo Ituarte, quien labora desde hace 27 años en la Diócesis de San Cristóbal de las Casas, en el Estado mexicano de Chiapas, donde hizo su aparición en 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

Gonzalo Ituarte, mediador junto con el ahora obispo emérito Samuel Ruiz durante el conflicto en Chiapas, conversó con swissinfo sobre la opinión que le merece la labor de EPER/HEKS en un país geográficamente lejano a Suiza.

"He sido invitado por HEKS, que cumple 60 años de servicio, porque ha sido muy importante su colaboración y la de otras instancias suizas en la evolución del proceso de paz en Chiapas."

"A lo largo de los años hemos tenido la magnifica participación de delegaciones suizas desde 1994 en el que se combinaba la opción de iglesias cristianas -evangélica y católica-, funcionarios gubernamentales y parlamentarios que han ido a tener conocimiento cercano, y a analizar y dialogar con las diferentes partes en el conflicto sobre la situación y la evolución del proceso."

Visión "abierta al diálogo"

"Un punto de vista de una nación como Suiza -que tiene una vocación de paz reconocida mundialmente y con un sentido de compromiso por la justicia de los derechos humanos-, ha sido un elemento a favor de la solución pacifica del conflicto en Chiapas al aportarnos una visión abierta al diálogo de las partes en el conflicto", subrayó Ituarte y agregó:

"Pero al mismo tiempo con mucha claridad de la importancia de que en la humanidad y no sólo en los países propios hemos de defender la causa de la vida y de la justicia, de los derechos humanos, porque sólo así se puede tener el sentido integral de la propia vida en las propias naciones de donde son originarios."

Freno a "las tentaciones de represión"

"En el caso de Suiza -con un alto desarrollo y con un nivel de vida notabilísimo, su aporte a Chiapas, su valoración del esfuerzo hecho allá y su presencia con observadores internacionales ha sido un estimulo para los actores en la búsqueda de una verdadera solución."

"También para algunos ha sido un freno porque la presencia de observadores extranjeros y de personas de la calidad de los que han venido de Suiza han sido una razón para ser prudentes en las tentaciones de represión que había en México en aquellos años."

"En el más pacífico sentido de la palabra"

El fraile dominico, aunque advirtió que las razones del conflicto no han sido resueltas, observa ciertos avances.

Allá, la participación de los actores suizos de la sociedad civil e instituciones como HEKS y sus contrapartes católicas, Caritas y Acción Cuaresmal, también se ha transformado en el programa ProPaz, a favor de la paz en el sur de México.

"HEKS, Acción Cuaresmal y Caritas tienen un programa en la región chiapaneca que financiamos nosotros, en donde ellos trabajan en temas de mediación, del respeto de los derechos humanos y trabajan tanto con la sociedad civil y, cuando es posible, con el Estado", dijo al respecto Mô Bleeker, responsable de los programas para la promoción de la paz de la División Seguridad Humana del Ministerio de Asuntos Exteriores de Suiza.

Cuestionada sobre el valor de estas instituciones desde su surgimiento hasta la actualidad y su papel en los programas helvéticos a favor de la paz en el sur de México y Guatemala, Mô Bleeker respondió a swissinfo:

"Hay una experiencia amplia, larguísima de gente que en el nombre de una ética, de una visión del ser humano, y no proselitista (como pueden hacer otras iglesias), combatieron en el pacífico, más pacífico sentido de la palabra al lado de los pobres, de los excluidos, de los excluidos de sistemas y de estructuras; y lo hicieron con mucha creatividad, con mucha fe, fe humana también, y con mucha capacidad de conectarse con todas las organizaciones pares en todos estos países."

Complementariedad

Estas instituciones "tienen un conocimiento desde las comunidades, desde la gente, desde las estructuras eclesiales que es absolutamente importante y que un Estado como el de Suiza no tiene. Entonces hay una complementariedad importante", resaltó Bleeker.

"Además quisiera subrayar el hecho de que una política extranjera de un país no se hace sólo con un Estado; tiene que ser codefinida también con la sociedad civil", agregó la reconocida experta en resolución de conflictos.

"HEKS tiene una larguísima experiencia y contactos y confianza en mucha gente, muchas instituciones, por ejemplo, en México, y eso es también muy importante para nosotros", concluyó Bleeker.

Continúa en MÁS SOBRE EL TEMA con: '30 años de la Ayuda Protestante Suiza en Guatemala' y 'Aún en busca de los niños que la guerra se llevó', uno de los proyectos respaldados por HEKS en ese país centroamericano.

swissinfo, Patricia Islas Züttel

Manifestaciones de EPER/HEKS

En la agenda de HEKS de este año se han organizado manifestaciones en diversos puntos del país explicando sus proyectos, en el marco de sus 60 años de existencia.

En Zúrich, donde se haya su sede central, EPER/HEKS realizó tres jornadas de puertas abiertas para dar a conocer su labor y para concienciar al público sobre temas como êl asilo, los refugiados, los indocumentados, etc.

En Berna realizó una conferencia en la que se analizó el papel de las iglesias en los procesos de paz.

En la parte francófona de Suiza también están previstas diversas manifestaciones.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?