Navigation

50 bebés lesionados en cinco años

Preferible dejar al bebé un momento solo en un lugar seguro, que perder los nervios.

Es la cifra que arrojan los hospitales sobre el síndrome del bebé agitado en Suiza durante el periodo comprendido entre los años 2002 y 2007. Ocho de los afectados perdieron la vida.

Este contenido fue publicado el 19 agosto 2008 - 14:06

El número de casos permanece en el promedio internacional; no obstante, se requiere una mayor sensibilización para evitar más víctimas.

Los propios padres u otras personas encargadas del cuidado de los pequeños corren el riesgo de ponerse nerviosos cuando el bebé no deja de llorar. Al parecer, los hombres son más propensos a perder la cabeza y cometer el error de sacudirlos, en un intento por terminar con el llanto.

Pero agitar el cuerpo de un bebé puede provocar daños cerebrales de por vida al pequeño o incluso provocar consecuencias fatales. Y es que los bebés aún no han desarrollado sus músculos de modo suficiente para evitar los efectos de una sacudida. No pueden estabilizar su cabeza, del tal modo que su cerebro choca contra su cráneo cada vez que son agitados violentamente.

Varias clínicas suizas participaron en un estudio sobre este tipo de maltrato durante el pasado lustro. En total, cincuenta bebés resultaron afectados, de los cuales ocho perdieron la vida.

El pediatra Ulrich Lips, quien se encarga de investigar estas lesiones cerebrales provocadas a los menores desde 2002, indica a swissinfo que las cifras conocidas en Suiza son similares al promedio mundial.

"La frecuencia de 14 casos por 100.000 nacimientos se compara al promedio que registran otros países europeos", menciona Lips, lo que no significa, reitera, que haya que quedarse con las manos cruzadas.

Condición social, irrelevante

Los estudios realizados en el exterior indican que cerca del 75% de los responsables de agitar a un pequeño son hombres. No obstante, en lo que a la condición social del autor se refiere, el pediatra suizo indica que "mi experiencia me dice que provienen de todas las capas sociales".

Perder los nervios no es un asunto de formación o de nivel educativo, sino que le puede ocurrir a cualquiera que se enfrente al llanto ininterrumpido de un bebé. Lo cierto es que apenas un tercio de los autores de este tipo de daño acude al hospital con el afectado para explicar lo ocurrido.

Más sensibilización

Los cincuenta casos conocidos en Suiza durante cinco años significarían en promedio un afectado cada mes dentro de las fronteras helvéticas.

En lo que se refiere al aspecto jurídico, si bien en Suiza el maltrato a menores puede ser denunciado por los médicos, no están obligados a hacerlo; una condición que sí ha sido establecida en otros países.

swissinfo, Alexander Künzle
(Traducido por Patricia Islas Züttel)

Datos clave

En 5 años se registraron 53 casos de bebés de siete meses con sospecha de haber sido agitados violentamente.

De ese total, 50 pequeños fueron reconocidos con el síndrome del bebé agitado.

Catorce de ellos resultaron con daños cerebrales ligeros, otros 14 sanaron del síndrome, pero 10 más deben vivir con las consecuencias de los daños causados por haber sido agitados.

Ocho bebés perdieron la vida a causa de los daños.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?