Navigation

Porqué la fusión de los glaciares nos afecta a todos

2022 fue un año "catastrófico" para los glaciares suizos

¿Un paisaje destinado a desaparecer? Los glaciares Pers y Morteratsch en los Grisones el 10 de agosto de 2022. © Keystone / Gian Ehrenzeller

Los glaciares suizos han perdido más del 6% de su volumen este año, según la red de vigilancia GLAMOS. El deshielo ha batido todos los récords, pero, sin embargo, también ha tenido algunos efectos positivos.

Este contenido fue publicado el 06 octubre 2022 - 09:00
Luigi Jorio (texto) y swisstopo con VAW / EPFZ Zúrich (imágenes)

"Para los glaciares suizos, el año hidrológico 2022 pasará a la historia como el peor de todos", explica a SWI swissinfo Daniel Farinotti, glaciólogo de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ) y miembro del comité de dirección de GLAMOSEnlace externo, la red suiza de vigilancia de glaciares. “Nunca se había visto una pérdida semejante", señala.

Este año, los glaciares han perdido unos tres kilómetros cúbicos de hielo, lo que representa más del 6% de su volumen, según un comunicado publicado el 28 de septiembre por la Academia Suiza de Ciencias Naturales (SCNAT). Hasta ahora, los años con una pérdida de volumen del dos por ciento se definían como "extremos". Los índices de deshielo han superado con creces el récord anterior del caluroso año 2003, afirma el SCNAT, para el que 2022 fue un año "catastrófico".

Contenido externo

En la Engadina y el sur del Valais ha desaparecido una capa de hielo de 4 a 6 metros de espesor a 3 000 metros de altura. La media de las últimas décadas fue de aproximadamente un metro. La pérdida fue especialmente drástica para los glaciares pequeños. El glaciar Pizol, en el cantón de San Galo, el glaciar Vadret, en el Corvatsch, en los Grisones, y el Schwarzbachfirn, en el cantón de Uri, "han desaparecido prácticamente por completo", informó el SCNAT basándose en las mediciones realizadas por GLAMOS.

Para establecer el balance de masas de los glaciares, se realizan dos mediciones: la primera en abril para saber cuánta nieve ha cubierto el hielo (acumulación) y la segunda en septiembre para medir los efectos del calentamiento (ablación).

Contenido externo

Poca nieve, arena y calor

Las razones del fuerte retroceso de los glaciares este año son esencialmente tres: las escasas nevadas en invierno y primavera, la arena del desierto del Sáhara entre marzo y mayo que se depositó sobre el hielo y la nieve y redujo el efecto albedo, y la excepcional ola de calor del verano, con temperaturas récord incluso a gran altura.

El verano de 2022 fue el segundo más caluroso en Suiza desde que comenzaron las mediciones en 1864. El 25 de julio, la isoterma de cero grados se elevó a una altura de 5 184 metros. El récord anterior (5 117 metros) se había registrado el 20 de julio de 1995, informó MeteoSwiss.

Matthias Huss, glaciólogo de la EPFZ y director de GLAMOS, expresó al periódico Tages-Anzeiger que en junio los glaciares perdieron más de *300 millones de toneladas de nieve y hielo en una semana. “Podríamos haber llenado una piscina olímpica cada cinco segundos", dijo.

Los efectos de la ola de calor y del calentamiento global en general son especialmente evidentes en el paso de Tsanfleuron, a 2 800 metros de altitud entre los cantones de Vaud y Valais: por primera vez en miles de años, las dos lenguas de hielo ya no están unidas por una fina franja y la gente ha vuelto a caminar directamente sobre la roca.

Contenido externo

El agua de deshielo, una "bendición”

El retroceso de los glaciares cambia el paisaje y hace más inestables algunas laderas alpinas. Sin embargo, el deshielo también ha tenido efectos positivos.

El agua del deshielo ha compensado la escasez de lluvias y ha llenado parte de los embalses utilizados para la producción hidroeléctrica, que supone más del 60% de la electricidad producida en Suiza.

"El pasado invierno las nevadas fueron escasas, por lo que el agua que proporciona la nieve al fundirse no fue suficiente. Sin embargo, los glaciares han aportado el agua que faltaba y se acumuló en las presas este verano", explicó Bettina Schafli, profesora de hidrología de la Universidad de Berna, en nuestro artículo.

Contenido externo

La evolución de este año muestra la importancia de los glaciares para el régimen hídrico y el suministro de energía durante los años secos y cálidos, según el SCNAT. Solo el deshielo de julio y agosto habría proporcionado agua suficiente para llenar todos los embalses de los Alpes suizos desde cero.

En el contexto actual de posible escasez de energía, el agua de deshielo es una "bendición" para las centrales hidroeléctricas, añade Huss.

*Esta cifra ha sido actualizada el 14 de noviembre de 2022, siendo anteriormente incorrecta.

Adaptado del italiano por Carla Wolff

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?