Navigation

¿Suiza está preparada para una nueva ola de coronavirus?

Swissmedic examina actualmente una solicitud de autorización de Moderna para una vacuna que debería ser más eficaz contra las nuevas variantes de Ómicron. Keystone / Pablo Gianinazzi

Con el reciente repunte de casos de COVID-19, se habla nuevamente de vacunas y medidas de prevención a partir del otoño. ¿Está Suiza bien pertrechada para enfrentar una nueva ola? ¿Qué medidas podríamos esperar? SWI swissinfo.ch analizó estas preguntas con ayuda de las autoridades de salud y de una experta.

Este contenido fue publicado el 11 julio 2022 - 13:00

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió recientemente que los nuevos casos semanales de COVID-19 aumentan constantemente en el mundo, especialmente en el Mediterráneo oriental (+29%), en el Sudeste Asiático (+20%) y en Europa (+15%).

En Suiza, se registraron 46 025 casos nuevos entre el 28 de junio y el 5 de julio, casi 13 000 más que la semana previa.

SWI swissinfo.ch analiza la situación de Suiza en materia de vacunación e inmunidad, así como las medidas que podríamos esperar tras las vacaciones de verano.

¿Cuál es el nivel de cobertura de la vacunación y el porcentaje de inmunidad que hay en Suiza en comparación con otros países?

La situación de la vacunación en Suiza no es la mejor con respecto al resto de los países industrializados. El 69% de las personas recibieron dos dosis. Si también contamos a los vacunados con una sola dosis, el dato alcanza el 70%. Pero como muestra el gráfico, Suiza es el foco rojo de la Europa occidental.

Debe tenerse en cuenta, no obstante, que muchas personas no vacunadas ya contrajeron la COVID-19 y se curaron.

 "Sin embargo, la inmunidad posterior a una infección por Ómicron, aún no se ha podido probar debidamente en laboratorio en relación con otras variantes”, dice Samia Hurst-Majno, exvicepresidenta del grupo de trabajo COVID-19 de Suiza y profesora de Bioética Médica de la Universidad de Ginebra.

Por ello, no es posible saber qué tan protegidas están las personas curadas contra las últimas subvariantes de Ómicron (BA.4 y BA.5), que parecen ser mucho más contagiosas que sus predecesoras.

Las personas que recibieron la última dosis de la vacuna hace varios meses están en este mismo caso, tienen un menor nivel de protección.  "Las personas expuestas a un riesgo de desarrollo severo (de COVID) deberían tener acceso a una cuarta dosis", afirma Samia Hurst-Majno. Por el momento, esto solamente es posible en unos cuantos cantones de Suiza.

Contenido externo

¿Cuáles son las vacunas disponibles en Suiza y en qué medida protegen contra el virus?

Actualmente se administran cuatro vacunas en Suiza desde la edad de 12 años: Pfizer/Biontech, Moderna, Janssen y Novavax. Pfizer/Biontech es la única autorizada para niños de entre 5 y 11 años.

Estas vacunas disponibles protegen suficientemente contra las formas graves de la enfermedad, pero solamente reducen de forma limitada los riesgos de infección y evolución benigna de las nuevas variantes en circulación. SwissMedic estudia actualmente una solicitud de Moderna para autorizar una vacuna bivalente que sería más efectiva contra las nuevas variantes de Ómicron, al tiempo que protege bien contra las variantes previas.

Es importante actualizar las vacunas a medida que los virus mutan y tener un sistema que facilite la rápida autorización de nuevas inoculaciones, como sucede en el caso de la gripe, explica Samia Hurst Majno. Sin embargo, Swissmedic no se ha pronunciado aún sobre los tiempos de aprobación de la vacuna de Moderna.

¿Llegaremos a una cuarta dosis de la vacuna COVID para todos?

La Oficina Federal de Salud Pública (OFSP) estima que un segundo refuerzo es recomendable para toda la población, priorizando a los mayores de 65 años, a las personas con salud frágil, mujeres embarazadas y personal sanitario. Pero es improbable que esta decisión se tome antes del otoño.  Hay muchas incógnitas actualmente, por ejemplo, el nivel de protección que ofrecen las vacunas actuales contra la nueva variante del Ómicron BA.5.

Sin embargo, dado al aumento en el número de casos desde principios de junio y la creciente prevalencia de esta variante, la OFSP recomendó a los cantones proceder desde ahora a una segunda dosis de refuerzo para las personas inmunodeprimidas y/o mayores de 80 años.

Quienes no pertenezca a estas categorías, pero deseen recibir una cuarta dosis para viajar al extranjero pueden acceder al refuerzo siempre que cubran su costo.

¿Los niños menores de cinco años también serán vacunados pronto?

En algunos países, a los que se sumó recientemente Estados Unidos, los niños y niñas menores de cinco años ya pueden vacunarse contra la COVID-19, pero no es el caso en Suiza. SwissMedic está evaluando el uso de Moderna para menores de entre seis meses y cinco años. Pero tampoco en este caso se sabe cuánto tiempo tomará la aprobación. Samia Hurst-Majno enfatiza que sería importante que Swissmedic examine las cifras de contagio y tome decisiones expeditas, en un sentido o en otro.

En países donde ya es posible vacunar a menores de 5 años contra el coronavirus, se ha observado que las reacciones adversas son bastante similares a las de los grupos de mayor edad. La eficacia también parece sustancialmente similar. Esto significa que la protección contra las nuevas variantes también es limitada ahora para los menores de 5 años.

¿Qué medidas antiCOVID debemos esperar para el otoño?

En Suiza, la instrumentación de las medidas de salud es responsabilidad de los cantones. Por el momento, las autoridades solamente han emitido recomendaciones con respecto a la vacunación y apelan a la responsabilidad individual para la toma de medidas adicionales, como el uso de mascarillas.

En otros países, ya se habla de la posibilidad de regresar a la obligatoriedad en el uso de las mascarillas en los transportes públicos y lugares cerrados. En Francia, el Ministro de Salud ha recomendado retomar esta práctica.

El uso de la mascarilla podría ser necesario para permitir un acceso seguro a la atención hospitalaria y para proteger a las personas inmunocomprometidas. “Vivir en sociedad debe ser algo accesible para todos”, dice Samia Hurst-Majno. Todo mundo debe tener el derecho a acceder a los alimentos, los transportes públicos y los bienes y servicios esenciales con total seguridad y sin tener que correr riesgos excesivos.

¿Debemos preocuparnos?

El aumento en el número de casos es completamente normal y depende del desarrollo de variantes más infecciosas y su capacidad para evadir al sistema inmunitario. No hay evidencia científica de que las mutaciones BA.4 y BA.5 sean más peligrosas, causen más estragos o más muertes que las variantes previas de Ómicron.

Pero esto tampoco significa que debamos bajar la guardia. La inmunidad colectiva se ha reducido, los hospitales están menos equipados que en 2020 y el llamado COVID prolongado sigue siendo un problema, concluye Hurst-Majno.

Adaptado del francés por Andrea Ornelas

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?