Navigation

"Rusia quiere dar una lección a Georgia"

Refugiados abandonan Osetia del Sur hacia Rusia. Keystone

Tres días después de haber intentado retomar el control de la región separatista de Osetia del Sur, las autoridades georgianas se han visto obligadas a retirar sus tropas.

Este contenido fue publicado el 11 agosto 2008 - 11:15

Según el experto suizo Jeronim Perovic, Rusia pretende "mostrar claramente su supremacía en la región".

El viernes Georgia lanzaba una nueva ofensiva militar para tratar de retomar el control del territorio –que reclama su incorporación a la rusa Osetia del Norte.

Rusia, cercana a los separatistas, respondió con fuerza para defender a sus tropas y a sus ciudadanos en la provincia. Las fuerzas rusas expulsaron este domingo (10.08.) a las tropas georgianas de la capital de Osetia del Sur, Tskhinvali, después de intensos combates. Las listas de víctimas hablaban de cientos de muertos aunque, por el momento, no están confirmadas.

Por primera vez los bombardeos rusos golpearon la capital georgiana, Tbilisi. Además, Moscú impuso un bloqueo marítimo en el Mar Negro.

Según fuentes rusas, el Gobierno de Tbilisi anunció que sus tropas se habían retirado de la región separatista de Osetia del Sur y pidió a Rusia el alto el fuego.

Este lunes por la mañana, aviones rusos bombardearon una base militar e instalaciones de radar cerca de Tbilisi, dijo el Ministerio del Interior de Georgia. "Hubo dos bombardeos. Uno en la base militar de Kojori y otro en Majata. Hasta donde estoy enterado no hubo víctimas," declaró el portavoz del Ministerio del Interior, Shota Utiashvili. Los tanques avanzaban hacia la ciudad de Gori.

Una fuerte tensión reina desde hace meses entre Moscú y Tbilisi, el Kremlin no ha apreciado la orientación prooccidental del Ejecutivo georgiano y lo ve como una amenaza para su seguridad en Europa.

Reacciones internacionales

En el terreno diplomático, Georgia apeló a los Estados Unidos y pidió a la secretaria de Estado, Condoleeza Rice, "que mediadaran con los rusos".

La Casa Blanca ha advertido a Rusia de que el conflicto podría tener un impacto "importante" en las relaciones a largo plazo con los Estados Unidos.

Este lunes, George Bush ha indicado que le ha trasladado al primer ministro ruso Vladimir Putin su profunda preocupación en torno a la "reacción desproporcionada" de Moscú respecto a Georgia.

El pasado viernes dijo a Putin que los actos violentos eran "inaceptables". "Estuve firme con Putin. Ambos mantenemos una buena relación", según el presidente estadounidense.

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, lamentó "el uso desproporcionado de la fuerza" en Georgia y reiteró su llamamiento a un alto el fuego "inmediato", según su portavoz.

El ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, viajó el domingo a Tbilisi en una misión de la Unión Europea, para lograr el cese del conflicto en la región separatista de Osetia del Sur.

"Mostrar su supremacía"

"Rusia no ha dudado en utilizar la fuerza para responder al ataque georgiano y para venir en ayuda de sus ciudadanos que residen en Osetia del Sur. Los rusos quieren dar una buena lección a los georgianos y mostrar su supremacía en la zona", explica Jeronim Perovic, experto sobre el Cáucaso e investigador de la Universidad de Basilea.

"Varias veces desde el fin de la Unión Soviética en 1991, Georgia ha intentado reintegrar las dos regiones autónomas de Osetia del Sur y Abjasia mediante el uso de la fuerza", indica.

"El presidente georgiano, Mikhaïl Saakachvili declaró cuando fue reelegido en 2004 que uno de sus objetivos era el de reestablecer la integridad territorial del país. Aunque con la utilización de la fuerza, corre un fuerte riesgo de perder definitivamente Osetia del Sur y también la región separatista de Abjasia".

El papel de Suiza

El viernes pasado Suiza declaró estar "muy preocupada por los acontecimientos de Osetia del Sur, según el Ministerio suizo de Asuntos Exteriores. Berna desea "un retorno a la mesa de negociaciones". En total, hay 29 ciudadanos helvéticos registrados en Georgia, de los que 26 lo hacen en Tbilisi y alguno más en Osetia del Sur.

Además, cuatro observadores y asesores suizos al servicio de la ONU se encuentran actualmente en Georgia. Dos de los 'cascos azules' helvéticos observan la situación en la frontera de la provincia separatista de Abjasia, donde hubo combates desde el domingo.

"Suiza disfruta de una gran credibilidad en Georgia pero, sobre todo, en Rusia por su neutralidad", concluye Jeronim Perovic.

"No puede ni debe intervenir actualmente en este conflicto, pero cuando se calmen las cosas y las partes implicadas decidan encontrar una solución, Suiza podría ofrecer sus servicios y proponer su territorio como un espacio de discusión".

swissinfo y agencias

Datos clave

Ofensiva limitada: tras varios días de combates, el mejor escenario posible a estas alturas sería que Rusia se limitara a expulsar a las tropas georgianas de Osetia del Sur y se recupere el 'statu quo' vigente al 7 de agosto.

Un conflicto que se amplía: el avance ruso parecía anoche imparable, por lo cual el conflicto podría extenderse más allá de las fronteras de Osetia del Sur, principalmente a otras zonas separatistas de Georgia, como Abjasia.

Un estallido regional: el peor escenario posible sería que los enfrentamientos se extendieran más allá de Georgia, a otras ex repúblicas soviéticas, ya que la región del Cáucaso alberga varios conflictos latentes.

End of insertion

Muertos y desplazados

El conflicto entre ambas partes se inició el viernes pasado, tras una ofensiva de Georgia para recuperar el control de Osetia del Sur, que en 1992 declaró unilateralmente su independencia, no reconocida por la ONU.

En respuesta, Rusia lanzó una gran ofensiva militar para proteger a los osetios, muchos de los cuales tienen la ciudadanía rusa.

Ante la imparable escalada bélica, ya una guerra abierta entre ambas partes, la comunidad internacional reiteró su llamado al cese de hostilidades.

Estados Unidos, por su parte, advirtió a Rusia de que las relaciones con la comunidad internacional "se verán afectadas" si continúan los cruentos combates, que se presume ya han dejado más de 2.000 muertos y 40.000 desplazados.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?