Navigation

Soluciones suizas para almacenar la energía del mañana

¿Paneles solares en las carreteras, la mejor solución ‘verde’?

Simulación artística del proyecto piloto de una autopista con paneles solares previsto cerca de Martigny, en el sur de Suiza. ©servipier Ag

Suiza necesita impulsar el consumo de energía solar para lograr emisiones netas cero para el año 2050. Cubrir las autopistas con paneles solares parece una solución ideal. Pero conseguir que este proyecto despegue en el país alpino ha sido una ardua batalla.

Este contenido fue publicado el 31 diciembre 2021 - 09:00

Laurent Jospin, director de Energypier, empresa emergente dedicada a las energías renovables, tuvo una epifanía: en la autopista que serpentea el valle del Ródano, en el cantón de Valais, había paneles solares y pequeñas turbinas eólicas generando energía verde para luchar contra el cambio climático.

Insiste en que esta ubicación y las condiciones que ofrece son perfectas para uno de sus proyectos piloto de carreteras solares. Y es que el Valais, con sus luminosos viñedos en terrazas y fértiles huertos, es una de las regiones más soleadas de Suiza.

"Me temo que nos dirigimos hacia una situación climática realmente grave. Y en este momento, no estamos tomando el camino correcto. Tengo hijos y creo que es mi deber hacer algo", dice a SWI swissinfo.ch.

El empresario quiere instalar 47 000 paneles solares en estructuras metálicas con dosel abierto en una extensión de 1,6 kilómetros a lo largo de la autopista A9 de Fully, cerca de Martigny, lo que permitiría abastecer de electricidad a 12 000 hogares cada año. Adicionalmente, Energypier tiene otro plan piloto similar imaginado a lo largo de 2,5 km de la autopista cercana a Zúrich, en este caso, suministrando energía eléctrica a 20 000 hogares.  En una segunda fase, imagina también la instalación de pequeñas turbinas eólicas verticales junto a estas estructuras.

Jospin está convencido de que puede multiplicar sus proyectos en todo el país, ayudando con ello a impulsar las energías renovables.

Las autoridades suizas tienen el compromiso de conseguir cero emisiones de CO2 para el año 2050. Y la energía solar es uno de los pilares principales de su estrategia. Las energías renovables se enfrentan además al desafío de satisfacer una creciente demanda de electricidad a medida que se desmantelan las centrales nucleares en Suiza. Se requieren 34 terravatios hora (TWh) de electricidad generada por la energía solar el 2050 y en 2020, solo se generaban 2,6 TWh. Pese a ello, instrumentar proyectos solares es más fácil en la teoría que en la práctica.

Jospin, quien dirige una empresa que emplea a 10 personas y maneja negocios relacionados con la energía solar, los bienes raíces y las finanzas, lucha desde hace más de 12 años por hacer realidad su sueño. Pero su proyecto de las carreteras locales ha encontrado un sinfín de obstáculos administrativos y cuestionamientos por parte de las autoridades comunales, cantonales y federales.

"Es bastante complejo el tradicional ‘mil hojas’ administrativo de Suiza (lleno de capas)”, bromea.

En 2018, la Oficina Federal de Carreteras aprobó el uso de la autopista para este proyecto. Pero podrían faltar dos años más antes de que Jospin vea sus paneles bordeando una parte de la autopista A9.

"Reconocen el interés (del proyecto), pero les preocupa permanentemente la idea de construir algo a lo largo de las carreteras”, dice. La inquietud de las autoridades está relacionada con el hecho de que los paneles, o parte de la estructura que los sostiene, pudiese caer sobre los vehículos o distraer a los conductores.

En teoría, la instalación de paneles en los techos y fachadas de los edificios suizos ya existentes ofrece un potencial más que suficiente para satisfacer las crecientes necesidades de energía solar del país. De acuerdo con la Oficina Federal de Energía permitirían proporcionar 50TWh y 17TWh, respectivamente. Pero el gobierno considera que opciones “complementarias” como los paneles solares en las carreteras son necesarios y está listo para poner la infraestructura de autopistas a disposición de empresas privadas como Energypier.

El difícil acceso a fondos

Aunque muchos de los obstáculos iniciales que enfrentó Jospin estaban relacionados con cuestiones legales y de seguridad, también ha sido difícil encontrar inversiones para su innovador proyecto valuado en 50 millones de francos suizos. La buena nueva es que su empresa está negociando actualmente un importante contrato para la obtención de fondos.

Pese a ello, aún hay múltiples obstáculos por franquear. El proyecto debe ser aceptado en el Plan de Infraestructura del cantón y se requieren los permisos de construcción correspondientes. Si todo avanza según lo planeado, los primeros pasos en la construcción se darían en el otoño del 2022 y el primer proyecto de energía solar de Fully estaría listo para finales del 2023.

En otros sitios de Europa, como los Países Bajos, Bélgica, AlemaniaEnlace externo y España, están considerando proyectos similares. Las superficies de carreteras fotovoltaicas también se han probado ya en Francia y en Estados Unidos.

Paneles sobre barreras acústicas

Una instalación fotovoltaica en el exterior de la autopista A2 en Giebenach, cantón de Basilea-Campiña. OFROU

El primer proyecto piloto de Energypier coincide con la decisiónEnlace externo del Gobierno suizo de reformar la legislación para fomentar la instalación de paneles solares en las barreras acústicas (estructuras de hormigón, acero, madera y otros materiales) a lo largo de las carreteras y vías férreas. En teoría, estos podrían producir 100 gigavatios hora (GWh) de electricidad al año (55 GWh las carreteras y otros 46 GWh los ferrocarriles), suficientes para abastecer 20 000 hogares.

Ya hay 10 instalaciones de este tipo en autopistas suizas y un puñado más en otros países (ver gráfico a continuación). Adicionalmente, se planea un nuevo proyecto cerca de Locarno, en el Tesino.

Contenido externo

Sin embargo, aunque el concepto de los paneles sobre las barreras de sonido parece prometedor, numerosas complicaciones limitan su impacto en una Suiza densamente poblada.

“El potencial explotable de estas barreras acústicas solo equivale al 0,15% del potencial nacional que tienen los techos y fachadas”, dice el Consejo Federal en un informeEnlace externo.

Las estrictas reglas de seguridad existentes limitan los sitios en donde es posible montar estos paneles. Por otra parte, son 30 000 francos suizos más costosas que las instalaciones tradicionales debido a que deben realizarse estudios y procedimientos adicionales.  Si no se orientan correctamente, los paneles solares de las barreras acústicas pueden potenciar el ruido de los vehículos, en vez de absorberlo. Además de que son susceptibles de robo y vandalismo y, a menudo, son criticados por los grupos de conservación.

Pese a las dificultades, Jean-Louis Scartezzini, experto en energía solar de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), está a favor de este tipo de proyectos solares.

“Necesitamos utilizar todas las superficies disponibles de forma inteligente, ya sea en las autopistas o en los ferrocarriles”, dice a swissinfo.ch. Destaca que las primeras barreras acústicas con paneles solares se instalaron en el cantón de los Grisones en 1989 y no hay razón por la cual la idea no deba revisarse incorporando tecnología más moderna.

Innovador, pero lento y complicado

Suiza es uno de los países más innovadores en materia de energía solar, como lo demuestran sus principales instituciones de investigación y proyectos pioneros como el avión Solar Impulse. Sin embargo, este tipo de energía lo ha tenido cuesta arriba para abrirse camino a nivel nacional y Suiza está rezagada con respecto a la mayoría de los países europeos. El año pasado, se instalaron casi un 50% más de paneles solares con respecto al 2019, pero las 100 000 instalaciones solares cubren solo el 4,7% del consumo total de energía de Suiza. El organismo de la industria Swissolar advirtió en julio que la cantidad de instalaciones tendría que multiplicarse por 15 para cumplir realmente con los objetivos de energía renovable del país.

Las autoridades federales insisten en que están haciendo un buen trabajo, especialmente a través de las reformas de ley previstas. Por otra parte, el Gobierno destinó un presupuesto de 470 millones de francosEnlace externo suizos suizos este año al fomento de instalaciones solares pequeñas y grandes y busca simplificar los procedimientos para poner en marcha estos proyectos. A partir del año entrante, una serie de reformas a la ley energética suizaEnlace externo, como incentivos financieros a las grandes instalaciones solares y paneles en las fachadas, tenderán a impulsar las cifras de esta industria'.

Pero Scartezzini cree que el apoyo estatal a los proyectos solares sigue fluyendo con demasiada lentitud.

"Están tratando de encontrar una manera de acelerar las cosas", pero es una cuestión de prioridades", dice.

Scartezzini considera que la mitad de la energía solar que Suiza necesita para el 2050 podría lograrse utilizando solo el 2% de los techos planos, pero solo si esto se hace de forma efectiva.

Paneles en casas y edificios

La existencia de baterías más baratas y de mayor rendimiento para almacenar energía verde en los hogares deberían alentar a más personas a instalar paneles solares para cubrir sus propias necesidades de electricidad, según las autoridades suizas.

Paneles solares en las viviendas de la cooperativa de viviendas Grünmatt de Zúrich, marzo de 2021. © Keystone / Christian Beutler

Pero esto funciona esencialmente para propietarios de viviendas y empresas privadas. Las grandes empresas ya elaboranEnlace externo, de hecho, estrategias de cero emisiones de carbono e instalan paneles solares en los edificios nuevos. Pero colocarlos en construcciones antiguas y en apartamentos en renovación es algo mucho más complejo.

Para Jospin, es ilusoria la idea de que los paneles en los techos de los edificios puedan resolver la cuestión del suministro de energía.

"Jamás se conseguirá que alguien acepte una instalación solar que tiene una vida útil de 30 años en un techo que tiene una vida útil de 15 años", dice.

En este sentido, los suizos son más conservadores y cautelosos que sus vecinos europeos, añade.

“Quieren estar seguros de lo que están haciendo al instalar energía solar en medio de todos los cambios técnicos”, advierte el empresario suizo.

"Sí, podemos colocar más paneles solares en los techos de apartamentos, supermercados y edificios, pero nunca lograremos instalar todo lo que se necesita en Suiza", considera.

Por ello, tiene confianza en que su proyecto de las carreteras solares es la respuesta.

“Una vez que hayamos hecho la primera y resuelto el problema, demostraremos cómo funciona, cuál es el procedimiento que debe seguirse y las cosas irán mucho más rápido”, dice Jospin.

Dependiendo del éxito de los proyectos piloto, Energypier estima que sus estructuras solares, junto con pequeñas turbinas eólicas, podrían instalarse en una extensión de entre 100 y 700 km de carreteras suizas, generando entre 2,45 TWh y 25,48 TWh de energía verde cada año.

Traducido del inglés por Andrea Ornelas

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Únase a la conversación

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?