Navigation

"Estados Unidos no puede ganar esta guerra"

Soldados estadounidenses controlan un patio en la periferia de Bagdad. Keystone

Hace cinco años, las tropas estadounidenses entraban en Irak. Hoy, se encuentran enredadas en una guerrilla que sólo pueden perder, considera Albert A. Stahel, experto suizo en estrategia militar.

Este contenido fue publicado el 21 marzo 2008 - 16:55

A pesar de la muerte de 650.000 iraquíes y de 4000 soldados de la coalición, la opinión estadounidense y mundial todavía no mide la dimensión de este conflicto, explica a swissinfo.

swissinfo: ¿Cómo describiría la situación de las tropas estadounidenses hoy en Irak?

Albert A. Stahel: Construyeron 14 grandes bases, de cerca de 30 por 30 kilómetros. Pero en cualquier otra parte están confrontadas con una insurrección, que no obedece sólo a Al Qaïda, sino también a nacionalistas iraquíes.

Estados Unidos no podrán ganar ante esa guerrilla. Y una guerra que no se gana es una guerra perdida.

swissinfo: ¿Cuáles son las razones del fracaso?

A.A.S.: En primer lugar la estrategia adoptada, denominada ' Shock and Awe', que consiste en golpear fuerte para intimidar. Comenzaron básicamente con bombardeos intensivos, que golpearon objetivos civiles y esto naturalmente, generó la hostilidad de los iraquíes.

Luego, las tropas de ocupación torturaron y mataron a civiles inocentes y efectuaron pesquisas brutales. Hubo también auténticos crímenes de guerra. Cuando usted dirige campañas de bombardeo ilimitado, con hasta 60 vueltas por día, logra destruir ciudades enteras, como fue el caso de Falloudja.

Pablo Bremer, entonces encargado de la reconstrucción, desmanteló el antiguo ejército iraquí, en detrimento de la seguridad. Disolvió el antiguo gobierno y prohibió el Partido Baas.

La economía también fue destruida. Hasta pillaron y saquearon los bienes culturales. El resultado: aparte posiblemente de los kurdos, todos los iraquíes están hoy contra la ocupación.

swissinfo: Las razones invocadas para justificar la invasión resultaron falsas. ¿Cuáles fueron las verdaderas razones?

A.A.S.: El control de los recursos petroleros desempeña un papel muy importante. En primer lugar se trata de cubrir la enorme demanda de países emergentes como China y la India, que son clientes de Estados Unidos.

Es también una cuestión de política de poder. Los estadounidenses quieren instalarse en esta región con el fin de recoger la mayor parte posible de los "platos rotos" de la antigua Unión Soviética en el Cáucaso y en Asia Central.

Además de las razones religiosas, que son muy importantes para Bush, se trataba también y simplemente del enriquecimiento de la clientela del presidente. Halliburton (poderoso abastecedor del ejército estadounidense) sacó buen provecho. Lo mismo que los que pillaron el museo de Bagdad.

swissinfo: ¿Cómo el gobierno Bush y su entonces ministro de la Defensa, Donald Rumsfeld pudieron cometer tales errores estratégicos?

A.A.S.: Rumsfeld no se preocupó del problema de la ocupación. Los estadounidenses estaban convencidos de que sus soldados serían acogidos con flores.

Los efectivos representaban sólo una tercera parte de las fuerzas que habrían sido necesarias, lo que también condujo a tensiones internas en el ejército. Para un supuesto gran estratega como Rumsfeld, semejantes errores son simplemente imperdonables.

swissinfo: En los años 60, el movimiento contra la guerra de Vietnam fue muy fuerte en Estados Unidos. En comparación, el movimiento contra la guerra de Irak parece muy débil. ¿Por qué?

A.A.S.: La opinión americana todavía no mide la amplitud de los daños en su propia población. Hasta ahora, cerca de 4000 soldados cayeron y 30.000 volvieron inválidos, sin contar los casos todavía más numerosos de los enfermos psíquicos.

Estos soldados vienen, en su mayoría, de clases sociales desfavorecidas, algunos ni siquiera tenían pasaporte estadounidense. Y los medios de comunicación se dejaron instrumentalizar desde el principio.

No se dan cuenta tampoco del número de las víctimas iraquíes, que debe sobrepasar los 650.000.

Y luego, hay un coste de esta guerra. José Stiglitz, Premio Nobel de Economía 2001, calculó que Estados Unidos destinaría en algunos años no menos de tres millones de millones de dólares.

Washington lleva esta guerra a crédito. Por el momento, son los europeos y los japoneses los que pagan la factura. Esta economía de la deuda fuerza la Reserva Federal que baja continuamente sus índices. La crisis de los créditos hipotecarios y la crisis de la bolsa también deben algo a esta guerra.

Quizá tampoco se ha advertido que algunas personas en el Gobierno de Bush son o eran criminales- no hay otra palabra para denominarlos

swissinfo: ¿Finalmente, el vencedor será Irán o su apoyo a los grupos chiítas podría costarle un ataque estadounidense?

A.A.S.: Sí, desde un punto de vista de política de fuerza, Irán es vencedor provisional. Pero la república islámica está rodeada de bases americanas y es posible imaginar una campaña de bombardeos para meter al país en cintura.

Y desgraciadamente hay un segundo vencedor: las empresas estadounidenses como Halliburton, Blackwater, o las compañías petroleras. Éstas sacan provecho del nivel récord alcanzado por los precios del crudo, que son también una consecuencia de esta guerra.

Entrevista swissinfo, Renat Künzi
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

ALBERT A. STAHEL

Tiene 65 años y dictó cátedra durante 26 en la Academia Militar de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

Desde octubre de 2006 dirige el Instituto de Estudios Estratégicos de la Universidad de Zúrich que él mismo fundó.

Es especialista en asuntos vinculados con los conflictos internacionales, la guerrilla y la reconstrucción.

End of insertion

Manifestations aux Etats-Unis

En el quinto aniversario del principio de la guerra en Irak se registraron el jueves (20.03) unas 200 manifestaciones en Estados Unidos.

A pesar de las críticas, el presidente George W. Bush mantiene su defensa a la opción militar. "A pesar de las pérdidas en vidas humanas y los elevados costos elevados", era justo derribar al antiguo dictador Saddam Hussein, reiteró.

End of insertion

"No viaje a Irak"

En su página web destinada a los consejos a los viajeros, el Ministerio suizo de los Exteriores escribe a propósito de Irak:

A pesar de la transferencia del poder a las autoridades iraquíes, el país carece aún de estructuras estables. La situación permanece confusa y la seguridad no está garantizada. El riesgo de secuestro es elevado.
Los viajes a Irak son desaconsejados.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?