Navigation

“El próximo invierno, Europa difícilmente podrá prescindir del gas ruso”

Rene Bautz, director general de Gaznat, en el puesto de descompresión y registro de Cossonay, en el cantón de Vaud. Gaznat

En el momento en el que Estados Unidos quiere prescindir de los hidrocarburos rusos, René Bautz, director gerente de Gaznat y presidente del Global Gas Center, manifiesta sus temores sobre lo que aguarda a Suiza y Europa.

Este contenido fue publicado el 16 marzo 2022 - 09:00
Olivier Grivat

swissinfo.ch: En Suiza, los precios de la gasolina se multiplicaron por 12 desde el verano pasado. En su carrera profesional, ¿había usted visto previamente un incremento de tal magnitud?

René Bautz: Es un récord jamás alcanzado antes. Los precios aumentaron a 345 euros por megavatio hora (MWh) en comparación con los 30 euros que promediaban. Sin embargo, Europa todavía tiene suficiente gas; sus reservas están llenas al 30%. Rusia todavía está suministrando 250 millones de metros cúbicos diariamente. El aumento de los precios es, ante todo, psicológico. Ahora no hace mucho frío y las temperaturas subirán durante la primavera. Nuestro pronóstico muestra que las tarifas aumentarán significativamente este verano, pero disminuirán el próximo invierno.

Gaznat

Es la sociedad anónima que suministra y transporta el gas de alta presión que abastece al oeste de Suiza.  En tanto, el Global Gas Center (GGC), con sede en Ginebra, es una organización sin fines de lucro que reúne a los líderes y expertos de las empresas de gas natural interesados en compartir sus mejores prácticas.

End of insertion
Contenido externo

¿Cómo protegerse contra los incrementos de precios que vemos en los mercados?

En primavera, las compañías de gas llenarán sus depósitos subterráneos en Francia, Italia, Bélgica, Alemania, etc. Los almacenamientos más grandes de Europa se encuentran en estructuras subterráneas. Las reservas que Gaznat tiene suscritas contractualmente en Francia le permitirán una autonomía parcial durante algunas semanas en el próximo invierno. Pero dado que el consumo invernal suele ser entre 5 y 6 veces superior al estival, habrá que invertir más en almacenamiento. En Suiza, se relanzarán proyectos como las cavidades subterráneas del alto Valais, en el macizo rocoso de Grimsel. Un proyecto con un costo de 400 millones de francos suizos. Pero no solo el gas importa. La producción eléctrica en los principales países europeos depende también del carbón ruso. Es el conjunto de las energías provenientes de Rusia lo que está en juego.

Washington decidió renunciar por completo a los hidrocarburos provenientes de Rusia. La Unión Europea también ha anunciado que desea reducir su dependencia. ¿Pero podrá Europa prescindir del gas ruso?

Estados Unidos es un exportador de gas, en contrapartida, la cuota de gas ruso importado por los europeos es del 40%. En 2021, en la zona que cubre Gaznat, que comprende el oeste de Suiza, (la cuota) es del 25%. La presencia rusa es más significativa en la Suiza alemana. Pensar en un corte total del gas ruso sería un gran desafío para los procesos de almacenamiento durante el verano. Será necesario hacer nuevos contratos de largo plazo y realizar grandes inversiones en gas licuado en Europa, un proceso que toma entre 3 y 4 años. Berna ha pedido a la Asociación Suiza de la Industria del Gas reexaminar la seguridad del abastecimiento. Estamos observando un cambio de política. Habrá un “antes” y un “después” de esto.

Contenido externo

¿Cuáles son las alternativas de suministro existentes?

El norte de África es una opción; al este, está el mar Caspio; está además el mar del Norte, en donde se construye el proyecto Baltic-Pipe que conecta a Noruega con Polonia vía Dinamarca. Hay también un proyecto en Egipto alimentado por yacimientos descubiertos en el Mediterráneo. Y es posible aumentar las importaciones de gas natural licuado (GNL), pero se necesitan terminales portuarias capaces de licuar el gas (a -163 °C) para reducir su volumen y después hay que calentarlo nuevamente a su llegada. Alemania, que importa el 49% de su gas de Rusia, no tiene ninguna opción.

¿Qué incrementos de precios deberían esperar los clientes privados suizos?

Depende de la distribuidora y de su política de gestión frente a los aumentos de precios. El precio del gas incluye la molécula, el transporte, los impuestos (aceites minerales y CO2, que han aumentado considerablemente), y el IVA. Los impuestos representan aproximadamente el 30% (del costo pagado por el cliente). Una solución sería reducir temporalmente el IVA (7,7%) y disminuir otros impuestos. Existe un gran temor generalizado de que aumente el número de consumidores que no pueda pagar sus facturas, no es el caso de Suiza, pero sí el de 100 millones de consumidores europeos. Petróleo, gas y electricidad, ¡todos aumentando simultáneamente! ¿Cuál será la situación este otoño? Imposible preverlo.

Un buque cisterna transporta gas natural licuado (GNL) refrigerado a -163 °C. Gaznat

¿Los distribuidores de gas se están aprovechando del incremento de precios?

Los distribuidores pertenecen, en gran medida, a los servicios industriales. Y cada uno tiene su propia política de precios. Si el gas es más caro, los aumentos deberán trasladarse parcialmente a los clientes. Pero a partir de un cierto nivel de precios, la demanda podría reducirse. La gente ahorrará más energía, aislará mejor sus hogares o cambiará a otras alternativas. Pero existen riesgos, particularmente, de (que se produzca) un apagón eléctrico.

El gas ha adquirido un lugar más destacado en la agenda del Gobierno suizo.

Berna está estudiando la construcción de tres centrales eléctricas de última generación que se alimentan con gas, ocho sitios potenciales para su edificación se encuentran en la Suiza francófona. Al final, dos o tres proyectos de centrales eléctricas serán los elegidos y estarán repartidos entre la Suiza francófona y la alemana. De preferencia, cerca de un gasoducto y una estación de acoplamiento eléctrico en las áreas industriales ya existentes (la central térmica de Chavalon, en el Chablais del Valais, podría ser reactivada). También hará falta reducir los trámites administrativos. Los retrasos administrativos se han multiplicado sistemáticamente.

¿Aún es posible abandonar las energías fósiles antes del 2050, como se comprometió el gobierno?

El gas no ha dicho su última palabra, aunque reciba cuestionamientos. En el largo plazo, debemos descarbonizar gradualmente las energías fósiles y desarrollar las renovables, así como la biomasa de origen vegetal porque ahí hay un potencial aún inexplotado por Suiza. Electrificar todo es imposible y sería demasiado costoso. Es mejor concentrarse en un puñado de energías. Pero se requieren tiempo y recursos suficientes. Y también es relevante que opere una política proactiva, que incentive internamente el uso de las energías hidráulica, solar, eólica, el gas sintético y el biogás.

Contenido externo

Traducido del inglés por Andrea Ornelas

En cumplimiento de los estándares JTI

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Cambiar la contraseña

¿Quiere borrar el perfil definitivamente?